Prisión preventiva para la “banda del crudo”

El procesamiento revela el “modus” de la organización.



#

Los sospechosos fueron trasladados a tribunales en varias oportunidades y siempre se negaron a declarar.

Archivo

ROCA (AR).- El juez de instrucción Daniel Tobares dictó ayer el procesamiento con prisión preventiva para las ocho personas que se encuentran detenidas y que durante meses habrían extraído ilegalmente petróleo de un ducto de la empresa Oldelval, en un campo ubicado en la zona rural, al norte de Roca.

Para el magistrado no existen dudas de que José Luis Olivetto era el cabecilla de la banda del millonario robo del crudo que era transportado a refinerías ubicadas en la provincia de Buenos Aires. Su esposa y su cuñado también fueron procesados por delitos vinculados, mientras que la causa podría tener una ramificación al fuero Federal por “lavado” del dinero producido por la organización.

Para Tobares cada uno de los robos que la banda cometió en el puesto de Araño, ubicado a unos 8 kilómetros al norte de Roca, están probados a través de informes, filmaciones y seguimientos que se practicaron al menos en cuatro de los hechos ocurridos entre el 28 de junio y el 16 de agosto. Ese fue el tiempo que la Brigada de Investigaciones de Roca se tomó para seguir el accionar del grupo.

La metodología, según la resolución judicial, no difería mucho en cada uno de los casos. Por lo general la banda realizaba a bordo de distintos vehículos (y en alguno casos motos tipo enduro) una tarea de “reconocimiento” del lugar para evitar cualquier interferencia policial. Después llegaba el camión encargado de recibir el crudo que caía en un piletón de cemento que se estaba camuflado y ubicado a unos 2,5 kilómetros al sur del ducto “pinchado” de Oldelval. Incluso hasta llegaron a utilizar un “vigía” que se ubicada en un lugar estratégico, ante cualquier eventualidad.

El final de la historia delictiva ya es conocido. El 16 de agosto y en medio de un impresionante operativo, la Policía logró detener a José Luis Olivetto cuando llegaba a su domicilio de calle Tucumán al 1500. En medio de otro importante número de allanamientos simultáneos se detuvo a su hermano Enrique Olivetto y a sus respectivos hijos, Héctor y Edgardo, además de Juan Alberto Muñoz.

Esa misma noche, al mando del camión cargado con el crudo, se detuvo en la Ruta 6 a Javier Doleschan. Sólo fue cuestión de tiempo dar con el dueño del campo, Oscar Araño, y con el conductor de otro camión, Lisandro Álvarez, quien fue detenido en La Pampa. Su hermano, Gastón Osvaldo Álvarez, sigue prófugo.

Tobares también pidió que se investigue a la financiera “Credi Patrik” -propiedad de Patricia Valverde, pareja de Olivetto- que supuestamente lavaba el dinero obtenido de estos ilícitos a través de préstamos personales.


Comentarios


Prisión preventiva para la “banda del crudo”