Problemas climáticos afectarían la calidad de la fruta

Un atraso en la recolección de la fruta de la región, debido principalmente a condiciones climáticas adversas, acarrearía problemas de tamaño y una llegada tardía a los mercados.

CHOELE CHOEL (AVM).- El cambio de temperatura registrado determinará que la cosecha frutícola comience al menos 10 días más tarde que en anteriores temporadas.

Esta situación podría afectar el tamaño y la calidad de las frutas provocando un duro revés para las exportaciones rionegrinas.

Así lo admitieron técnicos de distintos organismos, que coinciden en resaltar además que aunque aún es prematuro dar una fecha exacta para el comienzo de la cosecha, señalan que hubo una floración de los cultivos tardía que afectará la maduración de los frutos.

Desde el Inta del Alto Valle se confirmó que la cosecha comenzará más tarde de lo previsto.

El motivo se debe a que la pretemporada tuvo temperaturas fuera de lo normal, lluvias y otros factores que afectaron la tradicional primavera del valle.

La fuente del INTA consultada por este medio señaló que se está haciendo un seguimiento constante del ciclo de maduración en distintas zonas de la provincia.

Hasta ahora se ha previsto que el sello de cosecha, por ejemplo para la pera William's, saldrá para el 20 de enero cuando el año pasado estuvo autorizado para el 10 de ese mismo mes. Otras variedades de pera recién comenzarían a ser cosechadas casi a fines del mes de febrero con quince días de atraso.

Se mencionó que "si se produce un proceso regulador de maduración por las temperaturas puede haber diferencias y el día de lanzamiento del sello adelantarse".

Por su parte, Wálter López, de la delegación del ministerio de economía en el Valle Medio mencionó que se trata hasta ahora de un calendario tentativo.

Destacó que este fue un año atípico por las temperaturas, dado que recién a principios de este mes comenzó a haber temperaturas más elevadas.

López admitió que se está analizando la posibilidad de dar los sellos de cosechas con varios días de diferencias, si se lo compara con otras temporadas, pero que esto podría variar si en los próximos días comienza a haber un aumento en las temperaturas, que acelerarían el proceso de maduración de los frutos.

Sin embargo, hasta ahora, no se ha producido este fenómeno.

De alargarse este proceso de maduración tardía puede suceder que los frutos estén chicos en el momento de la recolección y que se tenga que esperar aún más días para lograr el calibre de cosecha adecuado.

Por ahora -mencionó el técnico- es prematuro hablar de esta situación.

Sin embargo chacareros no tan optimistas opinan que se puede producir una merma en la calidad de los frutos debido a esta circunstancia. Si la cosecha se retrasa traería como consecuencia importantes pérdidas económicas.

El fenómeno que se produjo este año es bastante particular. El promedio de temperaturas máximas se mantuvo por debajo de las registradas en otras temporadas. Esta situación, que se sumó a un año atípico en cuanto a lluvias, produjo que la floración se desarrollara en forma tardía y por ende el ciclo de maduración de las frutas. También se sumó que las temperaturas no han ido en aumento o no se han registrado altas temperaturas en los últimos días que aceleren el proceso.

Los pro y los contra de una cosecha tardía

La cosecha tardía va a afectar en forma disímil a la actividad regional.

Todo el volumen que hoy se encuentra almacenado en frío se podrá defender mucho mejor en el mercado y, por el contrario, mucha de la fruta que ingrese de la nueva cosecha tendrá problemas para su venta por este fenómeno.

Sobre el primer punto, el hecho de que se retrase la cosecha alrededor de 10 días, permite mantener "limpio" el mercado para la fruta en frío por un período más largo y justamente cuando el precio está en los niveles más altos del año. "Nosotros estamos evaluando disminuir la salida de manzana de frío para aprovechar el vacío que genera este retraso de la cosecha. Cuanto más para adelante podamos vender, mejores precios obtendremos", señaló un operador valletano ante una consulta de este medio.

Es decir, todos los que tienen fruta en frío, tienen altas posibilidades de mejorar sus retornos.

Otra realidad totalmente distinta se observa en la fruta de la temporada. Dos son las debilidades que presenta una cosecha tardía para la fruta regional:

* Problemas de tamaño. Este es uno de los inconvenientes que ya ven muchas de las empresas de la región. Por ello están aconsejando un fuerte raleo sobre los montes para ver si hay respuesta por el tamaño. Los mercados externos son muy exigentes con los calibres.

* Problemas de embarque. El hecho de que se retrase la cosecha permite entrever una concentración de la oferta exportable, ya que el período de comercialización disminuye. Los retornos también podrían verse afectados por la pérdida de la fruta "primicia", que es la que más cotiza en el mercado.


Comentarios


Problemas climáticos afectarían la calidad de la fruta