Problemas en Villa Florencia





Los vecinos del barrio Villa Florencia sienten que no son tenidos en cuenta ni oídos sus reclamos frente a un sinnúmero de problemas de urgencia que sufren en el sector.

A pesar de las notas y pedidos enviados a la municipalidad de hace tiempo, unos dos años, no son acatados sus pedidos por las autoridades municipales. "Hay un malestar entre todos los vecinos del barrio sobre dos temas de mucha importancia que el municipio hace caso omiso a dichas solicitudes y propuestas", declaró Rolando Painenao, presidente de la sociedad vecinal

En primer lugar, los vecinos plantearon su preocupación por el tránsito en el sector. Particularmente el asunto se trata en la señalización de las calles. Los vecinos contaron que con la firma de numerosos vecinos se envió una propuesta de señalamiento y construcción de atenuadores a fin de prevenir un accidente grave.

Painenao afirmó que en las calles Lanín, entre Ignacio Rivas y Leguizamón, y Namuncurá, los vehículos circulan a mucha velocidad. En Remigio Bosch y Namuncurá se produjeron accidentes. Por eso el pedido de los vecinos tanto a la comuna como a la dirección del área de tránsito del municipio una solución.

Entre las propuestas que plantean los vecinos esa cartelera señalizadora para que los automóviles mermen la velocidad o la construcción de badenes y lomos de burro. "Aunque la mejor solución sería los semáforos", manifestó el presidente de la vecinal. La respuesta obtenida fue la señalización de la calle Rivas entre Beltrán y Lanín, pero no convence a los vecinos, ya que "por esas calles el tránsito no es muy importante", dijo Painenao.

Otros asunto que exige solución es el de los desagües pluviales. Por ejemplo en las calles San Rafael desde Rivas a Puente del Inca y La Plata desde Gatica a Leguizamón se inunda entrando el agua a las casas de los vecinos. "Un punto crítico en un día de lluvia no muy intensa es la intersección de San Rafael y Puente del Inca", dijo el vecino. (AN)

Conflicto por una toma

Vecinos del Gran Neuquén Norte están disgustados por la presencia de un reciente asentamiento de unas cuatro o cinco familias. Más exactamente, la toma del terreno se encuentra en la intersección de las calles Novella y Rohde. “En ese lugar se encontraba un terreno baldío, pero que ahora están asentadas cinco familias que no tienen donde vivir“, relató la vecina. La molestia es, más allá que no les guste que esas familias estén pasando por un mal momento al punto de ocupar terreno, que la autoridades no hacen nada al respecto. La vecina detalló que las familias están en un espacio reducido para la cantidad de personas que están allí. A su vez, contó que no poseen en lote los servicios, por lo que “las familias están viviendo en condiciones denigrantes tanto para ellos como para nosotros, es un mugrerío”, afirmó la vecina. (AN)

 

Emprenden limpieza en canal

La comuna ya lanzó el operativo de limpieza del canal Saavedra, más exactamente, en la intersección con la calle Lanín y se extenderá hasta su desembocadura en el arroyo Durán. Esta actividad de limpieza corresponde al programa que lleva a cabo todos los años dicha subsecretaría en todos los canales, desagües y arroyos de esta ciudad. El cronograma de tareas previsto para todos los cursos de agua a cielo abierto finalizará en agosto y sumará alrededor de 16 kilómetros de extensión. (AN)

 

Alertan sobre basural en pleno barrio

En el barrio El Progreso, los vecinos además que tiene que vivir con un terreno oscuro y peligroso en el sector, tienen que aguantar que tiren basura en el lugar, acumuládose y molestando a muchos que por allí circulan En la esquina de Oscar Arabarco y Belgrano, a la altura del 2.300 aproximadamente, la basura es un elemento más del paisaje desolador de ese terreno baldío. “Siempre tiran basura ahí como si fuéramos unos chanchos ¿tenemos que vivir así ?”, se preguntó Alfredo, un vecino cercano al baldío. Aunque el vecino destacó que en parte la culpa la tiene quienes tiran la basura, también responzabilizó al municipio por incumplir con la limpieza en los barrios como siempre promete. (AN)

 

Muchas quejas contra la nueva terminal

Una vecina del barrio Maronese está más que disgustada con la instalación de la nueva terminal. La mujer relató que tuvo que vivir una serie de peripecias y contratiempos en la nueva estación de ómnibus, en la que cree que “la iniciativa había sido, en un primer momento facilitarle el servicio al vecino pero no fue así”, comentó. “Obra faraónica ¿para qué tan grande? Pero jamás pensada para la comodidad del usuario”. La mujer enumeró las dificultades : “Hacía más frío adentro que afuera, el absurdo cobro de la tasa de embarque y además es incómodo porque para pagar hay que hacer cola, la falta de asientos en un lugar tan grande es deprimente, es imposible localizar a las empresas, no hay quioscos ni confiterías y, los políticos de turno de pelean por el crédito de la obra, lo que menos les importa es la gente”. (AN)

 

A oscuras

En el barrio El Progreso exigen a la comuna que tome cartas en el asunto con respecto a un terreno baldío, que para los vecinos representa un lugar “muy peligroso y oscuro”. El baldío se encuentra en la calle Belgrano entre Combate de San Lorenzo y Oscar Arabarco. Es un terreno de gran extensión, ocupa casi un manzana. La preocupación pasa por la oscuridad que hay en el lote y que, por ausencia de veredas, los peatones tiene que pasar por el terreno, corriendo el riesgo que les pase algo. La problemática que los vecinos plantean tiene su eje en la ausencia de veredas. La situación obliga a los que tienen que elegir entre caminar por el baldío oscuro o caminar por la calle, por la cual pasan los vehículos a gran velocidad, y también corren riesgo de que ocurra un accidente. (AN)

 

Pantano

Una vecina del barrio Maronese, tiene que lidiar cotidianamente con el mal estado de las calles de ese sector, situación habitual en la zona oeste, por lo que invitó al intendente caminar por el barrio después de intensas lluvias. “Las calles de mi barrio tienen ese no sé qué, mezcla de rara de pantano y arenas movedizas, en las que tratar de pisar nos hundimos, resbalamos y nos ensuciamos”, describió Laura. La vecina aseguró que la comuna había prometido hace más de un año el asfalto. Incluso dijo que “se publicó varias veces en el diario con planitos, pero hasta el momento nada”. A su vez, Laura expresó que “asfaltar en la zona es imprescindible para mejorar aunque sea un poco la calidad de vida de los habitantes”. (AN)

 

Empantanados

A pesar de que transcurrieron ya dos semanas de la oleada de nieve y lluvia, en el barrio Huiliches parece no haber pasado el tiempo. Las calles todavía son depósito de agua y barro. En casi toda la extensión del sector, sobre todo en las calles que se encuentran entre Belgrano y San Martin, como son de ripio, los vecinos piden el asfalto. Las solicitudes por la pavimentación, arreglo y mantención de las calles son ya costumbre de los vecinos que sienten que “como vivimos alejados del centro no nos prestan atención como si no fuéramos neuquinos”, expresó un vecino. (AN)


Comentarios


Problemas en Villa Florencia