Procesaron a Moreno por abuso de autoridad

El ocultamiento de la inflación es el tema de fondo.

Archivo

El polémico secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno recibió ayer su primer procesamiento por el delito de abuso de autoridad a raíz de la multa de 500.000 pesos que impuso a una consultora que difundía mediciones de inflación superiores en más del 100% a las del Indec.

El fallo dispuesto por el juez federal Claudio Bonadío incluyó un embargo de 50.000 pesos sobre los bienes del polémico funcionario y hombre fuerte del gobierno.

También fueron procesados y embargados dos subordinados a Moreno: el director de Comercio Interior, Fernando Carro y el director de Lealtad comercial, Adalberto Rotella. Un tercero, Guillermo David, fue sobreseído.

En agosto pasado, Moreno había recibido otro revés judicial cuando la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal le rechazó un recurso para recurrir a la Corte por la prohibición de aplicar multas.

Los delitos que el juez Bonadío imputa a Moreno y dos colaboradores están tipificados en el artículo 248 del Código Penal que castiga con “prisión de un mes a dos años e inhabilitación especial por doble tiempo”.

Para el juez, Moreno y sus segundos quisieron “silenciar a la consultora Finsoport SA”, perteneciente al ex ministro de Economía Jorge Todesca, “de publicar índices que elaboraban” y para ello “excedieron las facultades de las cuales disponían”.

“La arbitrariedad de los funcionarios y su intención maliciosa también se trasluce en la violación al derecho de los particulares a exponer sus opiniones, que no es otro que el derecho a la libertad de expresión”, añadió.

Moreno había sido denunciado por Finsoport, una de las 7 consultoras multadas con medio millón de pesos por Moreno, luego de que divulgaran una inflación mayor a la del Indec.

Con una década en el cargo y apodado entre los kirchneristas como “Sheriff”, Moreno es uno de los funcionarios más controvertidos de la administración de CFK, no sólo por su injerencia en el Indec, sino también porque ha sido acusado de presionar a empresarios para fijar acuerdos de precios y por llevar adelante una política de control de las importaciones considerada “arbitraria’’ desde ciertos sectores.

Moreno concurrió a tribunales el 10 de julio a declarar como imputado y allí acusó a Finsoport y otras consultoras multadas de querer “forzar una devaluación”.

De buen talante, como si hubiese declarado en calidad de testigo, Moreno dijo al salir de la audiencia que “el juez no me hizo ninguna pregunta y el fiscal sólo dos preguntas de forma” y luego, cuando expuso sobre los motivos de su denuncia, refiriéndose a Bonadío señaló: “No sabés lo interesado que estaba en aprender”. Según Moreno, fueron las consultoras, las que cometieron una maniobra desleal con sus índices.

(DyN/Redacción Central)

Guillermo Moreno se había jactado, cuando concurrió a Tribunales, de “haberle hecho aprender al juez”.

Archivo Adjunto


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora