Promesas de inversiones: Vaca Muerta podría revivir al sector



Desde que el gas se convirtió en un bien escaso en el país comenzaron los problemas para los expendedores de gas natural comprimido (GNC). Las actuales autoridades del ministerio de Energía de la Nación consideran que la prioridad deben ser los hogares y las industrias, y los estacioneros piensan que directamente el ministerio busca desalentar su uso como combustible para el transporte.

Las ventas de GNC bajaron durante todo 2016, mucho más en la Patagonia (se estima que entre un 20 y un 40 por ciento) porque la quita de impuestos internos a los combustibles líquidos provocó que la brecha entre ambos se achique considerablemente.

La caída en las ventas tuvo como correlato el cierre de muchos talleres dedicados a la instalación de equipos de GNC. De acuerdo a las estadísticas del Enargas, sólo el año pasado 32.151 vehículos dejaron de estar habilitados para usar ese combustible.

El vicepresidente de la cámara que agrupa a los estacioneros, Pedro González, fue categórico: “no hay una decisión política de proteger a una industria que ocupa a 50 mil personas y que produce el combustible más abundante y limpio que tenemos”. Recordó que Vaca Muerta es la cuarta reserva de gas del mundo y aseguró que “cuando esté produciendo a pleno volverá el autoabastecimiento, pero no podremos vender el excedente porque nuestro único comprador sería Chile”.


Comentarios


Promesas de inversiones: Vaca Muerta podría revivir al sector