Prometen espacio al programa antiimpunidad

CIPOLLETTI (AC).- Víctor Sodero Nievas se comprometió a reforzar el programa provincial antiimpunidad, prometió un espacio en los Tribunales de Roca para que los familiares que integran la comisión puedan reunirse y atender casos allí, anunció que hoy se proveerá el cargo de juez sustituto para el juzgado de instrucción 2 de Cipolletti y retomó el debate en Río Negro sobre un tema polémico: el juicio por jurado. “Particularmente sostengo la necesidad de ir al juicio por jurado. Me parece que es una institución que tenemos que restablecer en el país porque está en la Constitución Nacional. Hay que hacerla funcionar, en la medida de lo posible, en cada una de las provincias. Es otro de los íconos hacia los que tenemos que dirigirnos. No tenemos que tener miedo de avanzar hacia un sistema de participación ciudadana si es bien concebido y bien llevado adelante”, opinó. El presidente del Superior Tribunal de Justicia estuvo ayer al mediodía en Cipolletti. Visitó –por primera vez– la oficina de la comisión de lucha contra la impunidad, que funciona en el edificio municipal. Participaron del encuentro representantes de varios casos y Oscar Meilán, coordinador del programa provincial. Ulises González, padre de las hermanas asesinadas en 1997 y presidente de la comisión de lucha contra la impunidad, fue el encargado de transmitirle al juez “la preocupación” de los familiares por la marcha del programa provincial. “Vemos que se está limitando a Cipolletti y Viedma”, explicó González. Fue entonces cuando Sodero Nievas se comprometió a “reforzar” el programa y accedió al pedido realizado por los familiares para tener una oficina en el edificio judicial de Roca. Los familiares también aprovecharon para reclamar por “la demora que hay para llevar a juicio muchas causas” y se quejaron por “las trabas” que existen para los familiares de víctimas en casos en los que hay menores de edad imputados.

Sodero Nievas estuvo en Cipolletti


Comentarios


Prometen espacio al programa antiimpunidad