Prometen más seguridad, pero no logran apagar el fuego en el basural

Después de los reclamos, el vertedero de Bariloche tendrá cuatro guardias por turno.



#

El vertedero emana humo desde el jueves 6 y provoca trastornos a los barrios cercanos.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Las flamantes autoridades municipales anunciaron que esta semana comenzarán a funcionar nuevas medidas de seguridad y control en el basural, a partir del reclamo social desatado por el siniestro que comenzó el jueves 6 y continúa ardiendo sin una solución cercana a la vista.

El intendente interino, Darío Barriga, asumió su mandato esta semana bajo la presión de los vecinos del oeste que exigen el traslado definitivo del vertedero municipal. Para aquietar los ánimos el viernes, a última hora, prometió una batería de medidas de aplicación inmediata para optimizar el manejo de la infraestructura existente mientras se define su relocalización, planteada en el marco de un ambicioso proyecto que está paralizado desde principio de año.

Entre las medidas de corto plazo el Ejecutivo decidió reemplazar la escasa guardia policial dispuesta hasta la fecha por los servicios de una empresa privada, que destacará cuatro guardias por turno, para prevenir incendios e impedir el ingreso de personas no autorizadas.

Además se solicitó a la firma Arelauquen que acelere los trabajos de reparación del cerco perimetral prometidos a la gestión anterior y se planteó un convenio con Bomberos Voluntarios Centro para que brinde atención inmediata a cualquier emergencia, a

través del destacamento Dos de Abril.

Las medidas, anunciadas a última hora, también buscaron quitar protagonismo al al abrazo simbólico "cerco humano al basural", impulsado para rechazar la creciente presencia de niños y adolescentes en el lugar y reclamar políticas activas del estado que brinden una contención efectiva a los menores.

La manifestación fue organizada por amplio espectro de organizaciones sociales entre las que figuran: Salud Ambiental, el Hospital Zonal y los centros de salud, las escuelas de la agrupación Gente Nueva, el CEM 97, varias juntas vecinales, la ARB y el CAAT 9, entre otros.

El jefe del basural, Facundo González, confirmó ayer a "Río Negro" que el sector afectado por el fuego, de aproximadamente una hectárea, "sigue combustionando la basura que hay en la superficie" y que "puede arder mucho tiempo más".

El funcionario destacó la significativa reducción en las emanaciones de humo que redujo los niveles de contaminación sufridos por los barrios aledaños. Las situaciones más comprometidas se registraron en Pilar I y II, donde un número significativo de niños y ancianos requirió atención médica por distintas complicaciones respiratorias y Defensa Civil tuvo que repartir barbijos en forma preventiva.

La solución de fondo dependerá de la gestiones que realizará Barriga ante la Secretaría de Medio Ambiente de la Nación para conseguir alguna vía de crédito complementaria al financiamiento del BID destinado a mejorar el tratamiento de la basura en ciudades turísticas.

El proyecto de cierre y traslado del basural -elaborado por la anterior gestión y paralizado por falta de financiamiento- prevé la instalación de una planta de reciclado de residuos en inmediaciones del emplazamiento actual y el predio para la disposición final en la punta opuesta, a unos 20 kilómetros de la ciudad.


Comentarios


Prometen más seguridad, pero no logran apagar el fuego en el basural