¿Qué pasa hoy con los créditos UVA para comprar viviendas?

Debido a los vaivenes del dólar los expertos aconsejan esperar. El recalentamiento de la divisa norteamericana encarece los valores de las viviendas en pesos y puede ocurrir que el crédito otorgado no alcance para cubrir el precio de la propiedad.

17 may 2018 - 00:00

Seguí informado, suscribite gratis a nuestro newsletter

Una vez en marcha esta mini corrida cambiaria que catapultó el valor del dólar de 20 a 25 pesos en apenas un par de semanas, surgen interrogantes sobre cómo evolucionará la economía y qué ocurrirá con aquellas personas que sacaron un crédito hipotecario .

Uno de los sectores que mira de reojo la evolución del dólar es, precisamente, el de los tomadores de créditos UVA para la adquisición de viviendas que ya están pagando cuotas y que se plantean la posibilidad de que se les dispare el valor de la misma.

Hay que aclarar que en la operatoria de créditos UVA hay dos sectores bien diferenciados y sobre los cuales los efectos de la suba del dólar serán distintos.

Nota Relacionada: La fragilidad financiera, más expuesta que nunca

En primer lugar están aquellos que ya hicieron uso del crédito para la adquisición de la vivienda y actualmente están pagando la cuota.

En este caso en particular cabe destacar que la evolución de dicha cuota dependerá sobre todo de cómo se comporte la inflación mensual en Argentina, variable que en definitiva será la que modifique el valor final a pagar por mes.

Es indudable que una buena parte de la suba del dólar se trasladará finalmente a los precios al consumidor, generando a su vez un crecimiento del índice de inflación que repercutirá en el valor de la cuota de la vivienda.

Nota Relacionada: Acuerdo FMI - Argentina: Algunas claves para entender lo que está pasando

El impacto en este caso será sobre el ingreso salarial del tomador del crédito, quien deberá destinar una mayor proporción de lo que cobra por mes para poder solventar el pago de la cuota del crédito.

Pongamos un ejemplo sencillo para tratar de explicarlo en números. Si una persona que cobra 30.000 pesos de salario y tiene un crédito UVA por el cuál paga 7.000 pesos por mes, la cuota representa en ese caso el 23,3% de su sueldo.

Esa misma persona recibirá este año un incremento salarial del 15% (la meta inflacionaria del gobierno) que llevará su ingreso a 34.500 pesos.

Nota Relacionada: Dólar: ¿van a subir los precios?

Al mismo tiempo, según analistas la inflación de este año será del 25% con lo cual la cuota del crédito que era de 7.000 pesos pasará a costar 8.750 pesos.

Con los valores de ambas variables actualizados ocurrió que al ser más alta la inflación que el arreglo salarial obtenido esta persona ahora deberá usar 25,3% de su sueldo para cubrir la cuota pactada del crédito.

Los números no son abrumadores, pero en una economía familiar en precario equilibrio cualquier desbarajuste por mínimo que parezca puede tener un fuerte impacto y hacer que se llegue muy apretado a fin de mes.

Nota Relacionada: Cavallo: “El 2001 se puede llegar a venir en unos años”

Otra cuestión que cabe preguntarse es si toda esta coyuntura económica puede llegar a poner en juego la tenencia de la propiedad: la respuesta es un rotundo no.

En caso de que la situación económica se complique en demasía y que el tomador del crédito no pueda afrontar el valor de la cuota, existe la posibilidad de que el prestador (la entidad bancaria) refinancie hasta el 25% de lo que se adeuda del crédito estirando el plazo de pago hacia el final del mismo. Es decir, habrá que pagar durante más tiempo pero la vivienda seguirá siendo propiedad de quien la adquirió.

Esperar que se enfríe

El otro eslabón de los tomadores de créditos UVA lo representan aquellas personas que estaban en pleno trámite para acceder a la financiación.

Nota Relacionada: “Agilizar despidos” y reducir el empleo público, las sugerencias del FMI

En este caso la situación es distinta porque se encuentran con que esta suba del dólar impacta sobre el precio de las propiedades medidas en pesos. Entonces puede ocurrir que se esté tramitando un monto de dinero que luego no alcanzará para comprar la vivienda y se termine a medio camino con un crédito tomado y sin poder liquidar la operación porque cambió el valor de venta.

Un ejemplo en números. Si alguien necesitaba 100.000 dólares para llegar a cubrir el valor de una propiedad, a principios de mayo tenía que pedir un crédito de 2.145.000 pesos para comprar esa cantidad de dólares.

Hoy, con un dólar a 25,30 pesos (cierre BNA del 14 de mayo) para comprar esos u$s100.000 que le faltan necesita $2.530.000 pesos, es decir $390.000. En este caso lo que recomiendan los especialistas es esperar que el dólar se estabilice antes de encarar la compra de una vivienda.

Datos
23,47
es el valor en pesos de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) establecida por el BCRA al 17 de mayo de 2018.
9,6
por ciento es la inflación acumulada en 2018. La de abril fue del 2,7%.
Los especialistas recomiendan esperar a que el mercado financiero se tranquilice antes de encarar un crédito UVA.
“Los alquileres siguen en pesos y el que tiene un contrato firmado no tiene problemas, los precios no van a variar”.
Armando Pepe, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de CABA.
miguel vergara
Últimas noticias de esta sección

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.