Proponen 'escrache' a los que ensucien Neuquén

Tomás Martínez, que hace poco reemplazó a su homónimo, intensificará los controles sobre vecinos y empresas



NEUQUEN. – Tomás Martínez estrenó el cargo de secretario de Servicios Públicos de la municipalidad e inmediatamente les devolvió la pelota a los contribuyentes que se quejan por el estado de la ciudad. Les pidió que denuncien a sus vecinos y hasta amenazó con programar “escraches a los que sigan ensuciando” los espacios urbanos.

La estrategia del flamante funcionario ­asumió el cargo anteayer, en un enroque que intentó el intendente Luis Jalil para reposicionar la imagen del Ejecutivo ante la comunidad­ consiste en un cerrojo que utilizará mecanismos de control municipal y aplicar las “multas más elevadas” por parte del tribunal de faltas.

Las medidas punitivas se complementarán con una campaña de difusión de los horarios de recolección de residuos pues “hay mucha gente que saca la basura a cualquier hora y después los perros rompen todo y se vuelve a ensuciar”.

El cuarto factor que se tendrá en cuenta es el cumplimiento del contrato que ata a la comuna con Garbo Sur. Martínez dijo que se exigirá a la empresa una gestión “al pie de la letra”, mientras continúa el estudio del informe de la sindicatura municipal en la materia y prepara para el informe que dará hoy a los concejales.

El edil justicialista Carlos Makowiecki confirmó que los cinco vehículos que la prestataria trajo de Formosa, “faltan allá”, y eso confirma que “nunca estuvieron en Neuquén”.

Dijo que en la carencia de controles al servicio tienen “responsabilidades directas” desde el director de limpieza urbana, Amado Alvarez, hasta el ex-secretario Juan Carlos Martínez.

Tomás Martínez, en declaraciones a este medio, criticó la proliferación de basureros en los barrios más extremos del ejido urbano -mencionó uno creado en el lote de Santa Fe y Caviahue-. Aseguró que en ese predio “arrojan basura los residentes del centro y no los del barrio San Lorenzo”.

Dijo que “no es posible que nosotros limpiamos los terrenos y a los cuatro o cinco meses ya están llenos de basura nuevamente”, y solicitó la colaboración de los concejales que aún le quedan al oficialismo.

El objetivo de una “ciudad limpia” se obtendrá a partir de las denuncias “públicas en los medios de comunicación social” porque de la misma forma que los vecinos “llaman para denunciar que no pasó el regador o que no tiene cloacas o que las calles están rotas”, que informen quién arrojó basura en un terreno descampado.

Martínez pidió que se suministren datos específicos -patente de automóvil, nombre y apellido, domicilio- y luego “nosotros los vamos a escrachar”.

Pilar de Jalil

Martínez es uno de los principales operadores con que cuenta el intendente Jalil en los barrios de la capital.

Fue su candidato en la interna del MPN en 1997 cuando compartió la lista verde con Silvia Sapag.

En esa oportunidad llegó a la conducción de la seccional Neuquén.

Durante la emergencia meteorológica de meses atrás, Martínez fue la cara visible de Jalil en las barriadas y uno de los puntales en la interna para definir candidaturas en el partido provincial en mayo pasado, en esa ocasión con la lista roja, que resultó derrotada por la blanca que proponía a Luis Manganaro para la intendencia.

De regreso de su licencia, Jalil decidió lavarle la cara a su gabinete y piloteó el enroque que llevó a Juan Carlos Martínez a resignar Servicios Públicos e ir al puesto de su homónimo Tomás, es decir como coordinador general


Comentarios


Proponen 'escrache' a los que ensucien Neuquén