Proponen volver a debatir la ley de Salud Mental

La Procuradora General pidió a la Legislatura la derogación de la ley de “desmanicomialización”.

Legislativas

La presidenta de la Comisión de Asuntos Sociales, Viviana Pereira consideró “oportuno que nuevamente se ponga en debate la situación de la Salud Mental”, luego de que la procuradora general Silvia Baquero Lazcano, solicitara a la Legislatura rionegrina la derogación de la ley 2440, conocida como de La presidenta de la Comisión de Asuntos Sociales, Viviana Pereira consideró “oportuno que nuevamente se ponga en debate la situación de la Salud Mental”, luego de que la procuradora general Silvia Baquero Lazcano, solicitara a la Legislatura rionegrina la derogación de la ley 2440, conocida como de “desmanicomialización”.

La legisladora que cuenta en su poder con la iniciativa de la magistrada, mencionó que para la redacción de la ley Nacional a la cual Baquero Lazcano propone adherir se tomó como referencia la ley 2440 de la provincia de Río Negro. “¿Cabría preguntarnos cuáles son los resultados después de cinco años de sancionada la ley Nacional y luego de 24 años de la ley provincial?”, sostuvo.

Destacó la “oportunidad para que los equipos de salud, especialistas, organizaciones profesionales y académicas se pronuncien y aporten. Como así también realizar la autocrítica necesaria, asumiendo responsabilidades y reconociendo los errores u omisiones que le caben a los gobiernos”.

La propuesta de la Procuradora General, Silvia Baquero Lazcano, de que se derogue la ley 2440, de Salud Mental, y que se adhiera a la Ley Nacional, comenzó a generar repercusiones, en particular entre los efectores del área y entre quienes han cumplido tareas vinculadas a la temática.

El ex coordinador de Salud Mental de Río Negro, Enrique García Díaz, dijo a “Río Negro” que durante su desempeño en el sector “éramos de la idea de derogar la 2440 y adherir a la Ley nacional, porque era superadora. Pero recibimos muchas críticas”.

García Díaz destacó que “la provincial se hizo en un tiempo en el que se necesitaba garantizar los derechos individuales, la nacional es más tendiente a los derechos sociales”.

Admitió que para poner en práctica plenamente la denominada Ley de Desmanicomialización fue un obstáculo “la parte presupuestaria, se basó en el voluntarismo y la militancia de los efectores pero nunca se logró una financiación acorde a la magnitud del cambio que la ley planteaba.

Por su parte, el psiquiatra Alberto Lucio, ex secretario en el Ministerio de Salud, dijo que “la Ley nacional es superior y hoy nos basamos sobre ella, no sé si hace falta derogar la provincial habiendo una nacional que es superadora”.

La norma de desmanicomialización “no se pudo concretar en relación a la creación de lugares de alojamiento para personas bajo el ámbito de la justicia. Cuando la justicia ordena internación faltan sitios en Bariloche, en Valle Medio y Viedma”, afirmó Lucio.

Finalmente, el ministro de Gobierno y psiquiatra Luis Di Giácomo, recordó que “como profesional siempre me opuse a esa ley que no tenía que ver con la situación provincial, llamó a desmanicomializar en un lugar donde no había manicomios, partió de premisas que no hacían a la problemática esencial de la salud mental, ligadas al alcoholismo y a las adicicones que hoy se han agudizado”.

También criticó que la 2440 “negó la enfermdedad mental ya que hablaba de sufrimiento mental, hoy se ve claramente que no pudo impedir que se desarrollen establecimientos de tipo privado y se deriven a quienes pueden económicamente a otras provincias”.

Di Giácomo propuso una “urgente revisión de la Ley con la participación de todos los protagonistas, no sólo desde lo ideológico sino también desde los profesional, lo cientifico y lo social”. Consideró a la ley nacional como “un progreso importante, no para adherir lisa y llanamente, sino para imprimir una revisión integral”.

La legisladora que cuenta en su poder con la iniciativa de la magistrada, mencionó que para la redacción de la ley Nacional a la cual Baquero Lazcano propone adherir se tomó como referencia la ley 2440 de la provincia de Río Negro. “¿Cabría preguntarnos cuáles son los resultados después de cinco años de sancionada la ley Nacional y luego de 24 años de la ley provincial?”, sostuvo.

Destacó la “oportunidad para que los equipos de salud, especialistas, organizaciones profesionales y académicas se pronuncien y aporten. Como así también realizar la autocrítica necesaria, asumiendo responsabilidades y reconociendo los errores u omisiones que le caben a los gobiernos”.

La propuesta de la Procuradora General, Silvia Baquero Lazcano, de que se derogue la ley 2440, de Salud Mental, y que se adhiera a la Ley Nacional, comenzó a generar repercusiones, en particular entre los efectores del área y entre quienes han cumplido tareas vinculadas a la temática.

El ex coordinador de Salud Mental de Río Negro, Enrique García Díaz, dijo a DeViedma que durante su desempeño en el sector “éramos de la idea de derogar la 2440 y adherir a la Ley nacional, porque era superadora. Pero recibimos muchas críticas”.

García Díaz destacó que “la provincial se hizo en un tiempo en el que se necesitaba garantizar los derechos individuales, la nacional es más tendiente a los derechos sociales”.

Admitió que para poner en práctica plenamente la denominada Ley de Desmanicomialización fue un obstáculo “la parte presupuestaria, se basó en el voluntarismo y la militancia de los efectores pero nunca se logró una financiación acorde a la magnitud del cambio que la ley planteaba.

Por su parte, el psiquiatra Alberto Lucio, exsecretario en el Ministerio de Salud, dijo que “la Ley nacional es superior y hoy nos basamos sobre ella, no sé si hace falta derogar la provincial habiendo una nacional que es superadora”.

La norma de desmanicomialización “no se pudo concretar en relación a la creación de lugares de alojamiento para personas bajo el ámbito de la justicia. Cuando la justicia ordena internación faltan sitios en Bariloche, en Valle Medio y Viedma”, afirmó Lucio.

Finalmente, el ministro de Gobierno y psiquiatra Luis Di Giácomo, recordó que “como profesional siempre me opuse a esa ley que no tenía que ver con la situación provincial, llamó a desmanicomializar en un lugar donde no había manicomios, partió de premisas que no hacían a la problemática esencial de la salud mental, ligadas al alcoholismo y a las adicicones que hoy se han agudizado”.

También criticó que la 2440 “negó la enfermdedad mental ya que hablaba de sufrimiento mental, hoy se ve claramente que no pudo impedir que se desarrollen establecimientos de tipo privado y se deriven a quienes pueden económicamente a otras provincias”.

Di Giácomo propuso una “urgente revisión de la Ley con la participación de todos los protagonistas, no sólo desde lo ideológico sino también desde los profesional, lo cientifico y lo social”. Consideró a la ley nacional como “un progreso importante, no para adherir lisa y llanamente, sino para imprimir una revisión integral”.

DeViedma


Temas

Viedma
Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora