Propuestas alternativas: Artepidol

Artepidol es un dispositivo alternativo creado a partir de la psicología social que toma como herramienta de trabajo los diferentes lenguajes creativos.



#

Una vez al mes el grupo presenta sus producciones en La Conrado.

COMPLEJO PANORAMA EN SALUD MENTAL

Nació en 2003 en el área de Salud Mental del hospital Castro Rendón y tiene como objetivo visibilizar las problemáticas mentales en la sociedad y cambiar su paradigma. Asisten unas 50 personas por encuentro.

El grupo es una usina de creación, un espacio donde encontrarse, contar sus historias, proyectarse y explorar lenguajes creativos como la poesía, la canción, la pintura y la actuación. Estás expresiones son presentadas en sociedad una vez al mes en las jornadas “Domingo Terciopelo” en el teatro La Conrado Cultural. No solo se invita a los pacientes de salud mental sino que se incorporaron personas que se sentían solas y que encontraron en la propuesta un lugar de contención.

Los formatos y propuestas han variado con el transcurrir del tiempo. En principio era un grupo muy reducido en el Hospital Regional que emigró a la Escuela de Psicología Social, donde se conformaron como colectivo de trabajo.

Gustavo Lupano era estudiante de psicología social y auxiliar en el Castro Rendón cuando conoció el potencial creativo de las personas de salud mental. Allí fundó la organización y la coordina hasta el día de hoy.

“Arrancamos en 2002, en plena crisis en la que a mucha gente se le explotó la cabeza y existía el boom del estrés postraumático”, explicó Lupano. “El grupo es una manera de mostrar todo el potencial creativo y que la sociedad se entere lo que sucedía puertas adentro. Luego se fue convirtiendo en un espacio de culto de artistas para difundir sus obras”.

Lupano explicó que lograron resignificar el domingo en un día de encuentro y celebración.

“La problemática se visibiliza un poco más con estos dispositivos, y la gente cambió la mirada hacia la salud mental”, dijo el coordinador y lamentó que las políticas no han cambiado ya que los servicios siguen desbordados. “Solo tienen un espacio pequeño por semana para hablar con el psicólogo, sin espacios complementarios, por más que la nueva ley lo establezca”, repasó.

El trabajo es adhonorem y no recibe dinero de empresas ni del Estado para su funcionamiento. Son un grupo autónomo, independientes y autosustentable. Los integrantes viajarán en septiembre a Mar del Plata al Festival Internacional de Artistas Internados y Externados de Hospitales Neurosiquiatricos denominado “Una puerta a la libertad”. (AN).


Comentarios


Propuestas alternativas: Artepidol