Protagonista en las últimas complicaciones para "K"




El comisario general Eduardo Prados fue desplazado de la jefatura de la Policía Federal tras haber protagonizado los principales hechos que, en el último mes, complicaron a la administración de Néstor Kirchner.

Prados estuvo presente en la violenta ocupación de la comisaría 24 de La Boca y quedó en medio del conflicto entre el presidente Kirchner y el jefe del Gobierno porteño Aníbal Ibarra por el ataque a la Legislatura perpetrado el viernes 16 de julio. Y en sus últimos días al frente de la Policía Federal, Prados debió brindar explicaciones al juez federal Claudio Bonadío por el desmentido hallazgo de evidencia extraviada en la causa por el atentado a la AMIA.

Intimado por Bonadío a responder si tenía indicios sobre la recuperación de grabaciones perdidas hace casi 10 años del cúmulo de pruebas de la causa AMIA, Prados reunió los informes de cada una de las superintendencias de la Policía Federal que consignaron que había sido infructuosa, desde siempre, la búsqueda de los casetes.

En cambio, a casi un mes del copamiento a la comisaría de La Boca que encabezó el diputado bonaerense y líder piquetero Luis D'Elía, Prados no fue requerido aún para brindar su versión sobre las negociaciones que mantuvo el Gobierno con los ocupantes en supuesta desobediencia a las directivas de la juez María Angélica Crotto, que dijo haber ordenado el desalojo de la seccional.

Prados estuvo presente en la comisaría de La Boca en la madrugada del 26 de junio, mientras D'Elía y sus seguidores se negaban a poner fin a la ocupación. Lo acompañaban, entonces, sus superiores inmediatos: el secretario de Seguridad, Norberto Quantín, y el subsecretario José María Campagnoli. Y también estuvo quien fue designado su sucesor, Néstor Vallecca.

Tanto el ahora relevado mandamás de la Federal como los funcionarios se encuentran actualmente afectados a una investigación que tramita el juez federal Jorge Urso por presunta desobediencia a su colega Crotto.

Quantín también estuvo junto a Prados cuando, el viernes pasado, el ministro de Justicia Gustavo Beliz celebró la supuesta "derrota de los violentos" que, para el Gobierno, representó el hecho de que nadie haya muerto en el feroz ataque a la Legislatura. Ibarra reprochó públicamente a la administración de Kirchner que la Federal se haya abstenido de actuar pese a que él pidió auxilio para evitar los desmanes en la Legislatura que causaron heridas a 8 personas y dejaron a un policía sin 9 piezas dentales. (DyN)

Nota asociada:

Kirchner destituyó al jefe de la Federal por desobedecer sus órdenes

Nota asociada: Kirchner destituyó al jefe de la Federal por desobedecer sus órdenes


Comentarios


Protagonista en las últimas complicaciones para "K"