Protestas por un predio en Huiliches

El enorme lote ya se convirtió en un basural y nadie hace nada para erradicarlo.



NEUQUEN(AN).- El predio ubicado en barrio Huiliches ocupa casi un manzana y está colmado de basura, escombros y yuyos. A todo esto hay que sumar un conflicto entre el propietario del lugar, el municipio, la comisión vecinal, que actúa como intermediario y los vecinos del sector.

El polémico terreno es la chacra 122 (aunque nada tiene de zona de cultivo) que se ubica entre las calles Antártida Argentina, Rufino Ortega, Collón Curá e Hilario Cuadro. El problema es que en el lote es de grandes dimensiones, no están las delimitaciones de las calles, espacios verdes y de la limpieza del lugar nadie se hace cargo.

El terreno está en litigio judicial para determinar quién es el dueño, ya que se vendieron parcelas, según un informe de la Defensoría del Pueblo emitido en el 2004, fueron usurpados.

“El solar de 9 hectáreas, fue loteada y tiene plano de mensura aprobado. Las calles públicas no están abiertas. Están cedidas las reservas fiscales y espacios verdes correspondientes. Hay una franja excedente, al sur y la franja del ex canal de riego. Al no distinguirse la delimitación entre espacio privado, público y calles, se produjeron asentamientos irregulares”, indica el dictamen.

Los vecinos se quejan por la basura: escombros, chatarra, animales muertos, yuyos, insectos, por la oscuridad que invade el sector hacen del predio un lugar peligroso para las familias de los alrededores. Allí –aseguran– se esconden vagabundos que han hecho de este espacio su hogar.

Los vecinos piden que la municipalidad intervenga, pero aseguran que no hay respuestas a sus inquietudes. Así también lo corrobora el informe de la defensoría: “Se ha intentado desde la dirección General, la limpieza y retiro de algunas carrocerías que provocan, sobre todo en la población escolar, se recibieron amenazas por parte de los ocupantes”, expresa el documento.

Desde el momento que comenzó el litigio, la comisión vecinal actuó como intermediaria entre los vecinos y la municipalidad a la hora de los reclamos por el saneamiento y pedidos por mejores condiciones de seguridad. A pesar de los esfuerzos, la municipalidad insiste en que no puede ejercer su poder de policía, por el conflicto judicial en el que está envuelto el lote.

Miguel Henríquez, vecinalista mencionó que una de las notas mas recientes relacionado con este problema fue el 22 de enero de este año. Solicitaron que la municipalidad “arbitre los mecanismos para proceder a la apertura de las calles e iluminar las mismas”. Y agrega que la comisión exige hacer uso del “recurso de amparo, derecho que nos asiste y que la justicia debería contemplar ya que es un problema de larga data”.

La voz de la municipalidad se escucha poco en esta disputa. Juan Carlos Roca, subsecretario de Gestión Ambiental y Comercio municipal dijo que no pueden hacer nada con la limpieza del terreno ni la delimitación de calles ni espacios verdes, “es que la chacra 122 está en litigio judicial, por lo tanto la municipalidad todavía no puede intervenir, hay varios juicios cruzados”, explicó Roca.

Asfalto para Bouquet Roldán

Los vecinos del barrio Bouquet Roldán tienen motivos para ponerse contentos: se asfaltarán 63 cuadras para las que se destinarán casi 6 millones de pesos.

Alguna de las calles a pavimentar son Merlo, entre 12 de Septiembre y Arsenio Durán; Catamarca; Catamarca, entre 12 de Septiembre y Arsenio Durán; Chacabuco, entre 12 de Septiembre y Planas; Trabajadores Municipales, entre 12 de Septiembre y Cacique Cheuquén; Palacios, entre Fortín Guañacos y Teodoro Planas; Paso de los Indios, entre Sarmiento y Alcorta; Durán, entre Anaya y Chacabuco; Boch, entre otras.

El costo para cada frentista será de 38 pesos el metro cuadrado de asfalto, que además incluye los descuentos o aumentos por las mejoras útiles que puedan existir o reemplazos o demoliciones que haya que realizar. (AN).

Tres años sin soluciones en una filtración

En el barrio Santa Genoveva sobre la calle Basavilbaso al 1551,la filtración de agua ya es motivo de dolor de cabeza para los vecinos.

Dos casas son las afectadas por una filtración desde hace tres años y a pesar de los múltiples reclamos, aún no obtuvieron respuestas y soluciones reales al problema.

“Abundan las totoras, insectos de todo tipo y algunas cosas transformando el paisaje y estrechando la calle con agua en grados elevados de putrefacción que podría solucionarse con un drenaje”, expresó Alicia Nielsen, una de las vecinas perjudicadas.

La vecina insistió que, desde la municipalidad, específicamente de “la subsecretaría de Obras Públicas no hacen nada, a pesar de una resolución que emitió la Defensoría del Pueblo para que me solucionen el problema”, recalcó. “Yo estoy gastando mucha plata en mantener las paredes de mi casa”, explicó Nielsen. “Hacen oídos sordos a nuestro pedido, es como castigo porque yo salgo a los medios a denunciarlos”. (AN).

Trampa en la vereda


Comentarios


Protestas por un predio en Huiliches