Protocolo e ironías en la visita de la reina Beatriz



BUENOS AIRES.- La reina Beatriz de los Países Bajos, acompañada por los príncipes Guillermo y Máxima, visitaron ayer el Congreso Nacional y conversaron con las autoridades del cuerpo y legisladores sobre la situación en la Argentina y sobre las relaciones bilaterales. La reina también fue recibida ayer por el presidente Néstor Kirchner y su esposa, la senadora Cristina Fernández.

El encuentro en el Congreso, que se extendió durante media hora, tuvo un carácter fundamentalmente protocolar, pero también sirvió para que la reina expresara con elegante ironía algunas inquietudes sobre el sistema político argentino.

En una larga mesa se sentaron de un lado los representantes de la realeza holandesa, que concurrieron acompañados por funcionarios y empresarios de ese país, y del otro estuvieron el vicepresidente Daniel Scioli, el titular de la Cámara de Diputados, Alberto Balestrini, el presidente provisional del Senado, José Pampuro, las demás autoridades el Congreso y jefes de bloque.

Scioli subrayó que Holanda es el tercer país inversor en la Argentina, después de España y Estados Unidos.

Recordó también la visita que en 1951 hizo a la Argentina el padre de la reina Isabel, el príncipe Bernardo, y destacó el aporte a la relación bilateral que representó el matrimonio entre el príncipe Guillermo y la argentina Máxima Zorreguieta.

Scioli aprovechó ese tema para un comentario deportivo irónico, al señalar que la relación argentino-holandesa "sufrirá dos horas de tensión", cuando los seleccionados de fútbol de ambos países se enfrenten en el próximo campeonato mundial.

Los comentarios más incisivos, para sorpresa de muchos, partieron de la propia reina Beatriz, quien después anunciar que haría "una pregunta tonta" con ingenuidad se expresó interesada en conocer "¿por qué acá tienen elecciones cada dos años? No les dan descanso".

Después de una respuesta formal de parte de Scioli, la representante de la corona holandesa insistió curiosa: "¿Y están contentos con este sistema?". Como respuesta obtuvo sonrisas nerviosas de parte de los argentinos. (DyN)


Comentarios


Protocolo e ironías en la visita de la reina Beatriz