Proyectan tomar agua del Lácar para el consumo

Hoy se firman los contratos para la ampliación de la planta de tratamiento.



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Mientras hoy se firmarán los contratos entre la provincia y una empresa constructora local para la ampliación de la planta de tratamiento del lago Lácar, la Cooperativa de Agua de San Martín ya proyecta un nuevo sistema de captación con bocatoma y sistema de potabilización del lago.

Así lo confirmó el gerente de la institución, Roberto Arcagni, quien justificó la iniciativa en las dificultades que afronta el sistema durante los picos estivales de consumo de agua potable.

San Martín de los Andes toma aguas del río Quilquihue, sobre su naciente en lago Lolog, a 12 kilómetros de la ciudad y que conduce a través de un sistema de acueductos para abastecer al 90 por ciento de las casi 6.000 conexiones. El diez por ciento restante se abastece de las tomas sobre arroyo Trabunco.

Empero, el crecimiento de la localidad ha puesto en evidencia la necesidad de multiplicar opciones de provisión.

En ese sentido, Arcagni dijo que la cooperativa exploró distintas alternativas, como perforaciones, por caso, pero la más económica y eficiente resultó ser la proyectada captación de aguas sobre el lago Lácar, que baña el extremo oeste de la ciudad.

La propuesta fue girada al Organismo de Control Municipal y a la subsecretaría de Gestión Ambiental, en tanto ayer también fue presentada a las autoridades del Parque Nacional Lanín. En el imaginario colectivo de los sanmartinenses existe cierta aprehensión al lago, aunque distintos estudios confirmaron que sus aguas son aptas para los bañistas.

Conviene recordar que el Lácar estuvo durante muchos años prohibido para los chapuzones, hasta que durante la gestión de Luz Sapag en la intendencia se construyó la actual Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales, con el aporte de la provincia, que ha permitido recuperar las aguas.

Con todo y como se apuntó, en no pocos sanmartinenses queda una sensación de cierto respingo, al punto que el propio Concejo pidió informes sobre las condiciones del agua, en más de una ocasión.

Pero Arcagni llevó tranquilidad en ese sentido. Si bien ratificó que el lago ha sido recuperado, insistió en que la captación de aguas superficiales será luego sometida a los sistemas de filtrado y potabilización, con métodos de monitoreo y según los estándares internacionales, que se cumplen hoy con los líquidos traídos desde Quilquihue.

Por otra parte, el directivo de la cooperativa dijo que la idea en ciernes es tener la bocatoma del Lácar como alternativa para inyectar agua a la red, mediante un sistema electrónico y automático, lo que permitiría salvar las dificultades que se producen en el pico del verano, cuando la ciudad no sólo aumenta naturalmente el consumo sino que también recibe a millares de turistas.

En tanto, el Ente Provincial de Agua y Saneamiento y la empresa constructora Werefkin firmarán hoy los contratos de concesión de la obra para un nuevo sedimentador, que duplicará la capacidad de tratamiento de líquidos cloacales de la planta ubicada sobre la desembocadura del arroyo Pocahullo.

El emprendimiento forma parte de varias obras de saneamiento acordadas entre el EPAS y el municipio, y evitará los “by pass” que se estaban realizando directo al lago cuando la capacidad del complejo se veía desbordada. Se estima que el nuevo sedimentador comenzará a funcionar en marzo próximo.


Comentarios


Proyectan tomar agua del Lácar para el consumo