Publicista reconoce ser el testaferro del PT brasileño

Es el operador acusado de pagar "mensualidades" a diputados aliados



El publicitario Marcos Valerio de Souza, acusado de ser el operador del pago de “mensualidades” a diputados aliados al gobierno brasileño, reconoció en una entrevista de televisión y una nota publicada por la prensa de ayer ser un testaferro financiero del Partido de los Trabajadores (PT).

En un giro brusco en relación a sus declaraciones anteriores ante la Comisión Parlamentaria Investigadora (CPI) por la corrupción en la empresa estatal de Correos y ante la Cámara de Diputados, Souza declaró que contrajo préstamos en bancos cuyo valor transfirió al PT para el pago de deudas de campaña y la financiación de nuevas campañas.

En la nota publicada Souza afirma: “a pedido del señor Delúbio Soares (ex tesorero del PT) contraté varios préstamos bancarios, entre 2003 y 2005, en nombre de mis empresas de publicidad SMP&B y DNA, operaciones de crédito realizadas de acuerdo a las reglas vigentes del sistema financiero nacional”.

Los recursos resultantes de esos préstamos fueron depositados en bancos, a disposición de personas designadas por el PT, a través de su tesorero Delúbio Soares, y según éste se destinaban al pago de deudas relacionadas con campañas electorales, dice la nota enviada a la prensa por Souza.

En la entrevista dada a la red Globo de Televisión, en la noche del viernes, el publicitario se negó a precisar el valor total de los préstamos, así como los nombres de eventuales beneficiarios, alegando que se había comprometido con el Procurador General de la República, Antonio Fernando de Souza, a mantener sigilo sobre esos temas.

El empresario de publicidad había propuesto al jefe del Ministerio Público hacer amplias declaraciones sobre todas sus relaciones con el PT a cambio de una reducción de las eventuales condenas, propuesta que el Procurador rechazó por considerarla prematura.

También el viernes el ex tesorero del PT, Delúbio Soares, tuvo una audiencia con el Procurador General en la que admitió haber dejado fuera de la rendición de cuentas hecha ante los tribunales electorales los valores relativos a préstamos millonarios hechos por Marcos Valério de Souza.

 

“El último argumento”

Esa coincidencia hizo que el diputado Antonio Carlos Magalhaes Neto, miembro de la CPI en el caso de Correos, afirmase que se trata de una nueva versión combinada para explicar el origen y finalidad de los voluminosos recursos retirados en efectivo de las cuentas de las empresas de Souza, que suman alrededor de 8,5 millones de dólares. “Decir que ese dinero era para pagar deudas de campaña fue el último argumento que les restó, pero que caerá por tierra cuando lleguen a la CPI las listas de las personas que retiraron ese dinero”, dijo el diputado conservador. “Por lo que se ve, no les quedaban otras alternativas y tuvieron que justificar el dinero del PT de esa forma patética”, dijo Magalhaes. (AFP)


Comentarios


Publicista reconoce ser el testaferro del PT brasileño