Puestero fue condenado por matar a un chico

Homicidio culposo en Patagones

VIEDMA (AV).- A cuatro años de prisión fue condenado Rubén Benjamín Sáez por la muerte del chico de 14 años Kevin Álvarez, ocurrido en agosto de 2011 en Patagones. El Tribunal de Bahía Blanca integrado por Alejandro Cantaro, Claudia Frotunatti y Hugo De Rosa le atribuyó al hombre de 52 años el delito de “homicidio culposo y portación de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización”. El hecho ocurrió el 1 de agosto del año pasado en el campo “Don Luis”, ubicado a unos 10 kilómetros al norte de la ciudad cabecera de Patagones, sobre la Ruta Nacional 3. En ese lugar un grupo de unos seis chicos y adolescentes había llegado a un campo vecino a bordo de una camioneta, con algunos adultos, y colaboraba en una mudanza que se hacía hacia el lugar. Según la imputación, mientras los mayores trabajaban en descargar el mobiliario y acomodarlo en la vivienda, los chicos salieron al campo de recorrida con una “gomera”. La bulliciosa presencia de los jovencitos habría llamado la atención del cuidador del campo lindero y en ese momento Sáez habría tomado la carabina y disparado con la aparente intención de disuadir a los menores para que se alejaran del lugar. Pero al menos un disparo dio en el pecho del desafortunado Kevin, provocándole la muerte. Cuando la Policía y los médicos del hospital llegaron al lugar confirmaron que el chico, que vivía con su familia en Villa Lynch, había muerto en forma instantánea a causa del disparo efectuado por una carabina calibre 22 largo que fue secuestrada y ahora decomisada por orden del Tribunal. El disparo que le causó la muerte al menor de edad fue producido a más de 150 metros de distancia, según surgió de las primeras investigaciones. La instrucción del caso estuvo a cargo del fiscal Cristian Long, del departamento judicial Bahía Blanca. Manuel Maza, en defensa del imputado, había pedido en el juicio una condena de dos años de prisión en suspendo por homicidio culposo, por considerar que su defendido había incurrido en una imprudencia al momento de actuar y no había tenido intención de matar. No obstante el fiscal pidió 14 años de prisión y la querella 15. Ambos reclamaron que Sáez fuera condenado por homicidio doloso. “Riesgo para la seguridad” En relación al uso del arma de fuego, el Tribunal destacó que el mismo imputado admitió portarla habitualmente, lo que fue considerado un “riesgo para la seguridad común” materializado en esta causa. “De no haberla portado no estaríamos lamentando la irreparable pérdida de la vida de un niño”, valoró el fallo.


Comentarios


Puestero fue condenado por matar a un chico