Pulso Entrevista: Liliana Franco, economista y periodista

“El nuevo plan económico es un típico programa del Fondo Monetario”

14 oct 2018 - 00:00
“El nuevo plan económico es un típico programa del Fondo Monetario”
Perfil
Liliana Franco
Economista, periodista y docente. Fue columnista en diario “Clarín” y actualmente trabaja en “Ámbito Financiero”.
Dictó materias en inglés sobre Macroeconomía en un posgrado organizado por Inwent, dependiente del Ministerio de Economía alemán y la Agencia Alemana de Cooperación Técnica GTZ.
Integra el panel estable de “Intratables” (América), fue columnista del “Rotativo del Aire” (Radio Rivadavia) por más de 15 años y condujo durante 10 años “Sabías que?” (Radio El Mundo).

Conocedora de los pasillos de la Casa Rosada, Liliana Franco puede describir el pulso interno del gobierno. En diálogo con PULSO, la economista indica que el programa acordado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es muy duro, y que aun se observa descoordinación en el área económica.

PREGUNTA- ¿Cuál es su sensación respecto al momento que vive el gobierno y la economía?

RESPUESTA- Hubo momentos de mucha zozobra y confusión, durante aquel fin de semana en que parecía que iban a darse cambios grandes en el gabinete, que finalmente solo fueron reagrupamientos, con Ministerios que pasaron a ser secretarías. Luego el país cambió. Hay un nuevo acuerdo con el FMI, que requiere un ajuste muy duro. Incluso el propio Fondo prevé que la recesión va a ser más fuerte que lo que anticipa el gobierno. Y cuando parecía que la cuestión política estaba encaminada para el gobierno, estalló el conflicto con Carrió. Por todo ello, la sensación es que hay ‘barquinazos’ permanentes.

P- ¿El nuevo acuerdo está hecho a la medida del FMI?

R- Es un programa típico, hecho en base al pensamiento económico del Fondo. El organismo tiene una visión fiscalista, y no se preocupa tanto por el crecimiento sustentable o por el nivel de tipo de cambio. Son temas presentes, pero que están en un segundo plano. La crisis de cuenta corriente, que en economías como la nuestra siempre está íntimamente relacionada con los problemas de tipo de cambio, no es el eje del acuerdo. El eje está puesto en lo fiscal, y en alcanzar el ‘déficit cero’.

P- ¿Alcanza con la devaluación para solucionar el cuello de botella externo?

R- El modelo apunta a eso, un tipo de cambio alto que permita revertir rápidamente la balanza comercial negativa, para que ingresen dólares. Es la mirada que siempre ha tenido el FMI. Luego los costos sociales, son un tema de los políticos locales.

P- ¿El FMI considera lo social?

R- En otra época jamás hubiera sido una variable en consideración. Hoy en día, lo social no solo es considerado, sino que es incluido explícitamente en el acuerdo, y el FMI autoriza al gobierno a incrementar el presupuesto para la contención social. Yo creo que eso es producto de lo ocurrido en Grecia.

P- Luego de varios traspiés...

R- En general, no se puede decir que el FMI sea muy exitoso. Pero es el único prestamista a tasa baja que se puede conseguir en el mundo. Es un Fondo de ‘capa caída’, que se ha quedado con pocos clientes. Es por eso que el FMI va a hacer todo lo posible para que esto funcione.

P- ¿Se ha endurecido el gobierno en materia social?

R- Va a ser duro llegar a déficit cero... Y más en un año electoral, no hay antecedentes de semejante cosa. Creo que se han guardado la posibilidad de manejar los encajes bancarios como para poder inyectar algo de dinero a la calle.

P- ¿Han habido errores en la implementación de las políticas?

R- Uno lo que sigue observando es mucha des coordinación. El Ministro de Hacienda está ocupado de lograr el déficit cero para cumplir con el FMI. El ministro de Energía, ocupado del tema tarifas. Cada uno en su “quinta”. Lo lógico sería que todo esté conectado. Se llama macroeconomía.

P- ¿Es un error anunciar suba de tarifas junto con política de emisión cero?

R- A veces pareciera que hay cierta ingenuidad en el gobierno. O que son “principistas” para algunas cosas, y no para otras. Se establece un retroactivo en la tarifa de gas con base en una ley de 1992. Pero si se acaba de anunciar un paquete monetario y fiscal durísimo como este, quizá sería bueno llamar a las distribuidoras, sentarse, plantear una solución. Para eso están los gobiernos, para negociar. Y por otra parte el momento elegido para el anuncio. Si el retroactivo se va a aplicar desde enero, no se comprende el anuncio hoy, en un contexto donde el programa necesita resultados inmediatos, y esto lo único que genera es mayores expectativas de inflación.

P- ¿Falta una mesa de negociación multisectorial?

R- Se ha hecho muchas veces a lo largo de la historia. Un ‘pacto de caballeros’, nadie piensa en el uso de la fuerza. Pero el gobierno tiene la capacidad de convocar a los distintos actores. A las cerealeras, para pedirles un adelanto de retenciones como gesto de buena voluntad. A los formadores de precios de productos de la canasta básica, para lograr un acuerdo de precios hasta diciembre. Esa es la base del éxito de este programa, que si no logra bajar rápido la inflación, se convertirá en un gran problema.

Corresponsalía Cipolletti

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.