Se cerró el acuerdo con los fondos buitre y la Argentina vuelve a los mercados internacionales

El gobierno y fondos especulativos que litigaban contra el país en los tribunales de Nueva York llegaron a un acuerdo en torno a 4.653 millones de dólares por títulos en default, según el mediador en el litigio, Daniel Pollack.

29 feb 2016 - 00:00

Tras casi 15 años de una batalla judicial en Estados Unidos como nunca se había visto en la era del mercado global, la Argentina y los holdouts más intransigentes llegaron a un acuerdo definitivo, algo que se había anticipado la semana pasada pero que en las últimas horas se confirmó oficialmente y que le permite a la Nación y a las provincias volver al mercado internacional de crédito.

Daniel Pollack, el mediador oficial designado por el juez federal de Nueva York, Thomas Griesa, anunció que “se firmó un principio de acuerdo entre la Argentina y los fondos que aún no habían aceptado la propuesta argentina por un monto total de 4.653 millones de dólares. El acuerdo de pago tiene un plazo: el mediodía del 14 de abril. “Está dentro del poder de las partes extender esa fecha”, dijo Pollack.

El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, dijo más tarde que el gobierno enviará esta misma semana al Congreso un proyecto del ley “para ejecutar los acuerdos”.

El acuerdo fue posible tras árduas gestiones que realizó el mediador con los holdouts y el gobierno de Mauricio Macri, aunque la mayor responsabilidad recayó en el secretario de Finanzas, Luis Caputo, quien hizo por lo menos siete viajes a Nueva York desde diciembre para poder cerrar el convenio.

Los fondos más duros que suscribieron en las últimas horas el convenio son Elliot Management, de Paul Singer, Aurelius Capital, Davidson Kempner y Bracebridge Capital.

La propuesta argentina tiene una quita del 25 por ciento sobre la sentencia del juez Griesa, la cual llegó a 9.000 millones de dólares, de los cuales, la Argentina pagará 6.500 millones.

Pero a la vez, según anticipó el gobierno la semana pasada, se está ideando un plan de emisión de bonos por 15.000 millones de dólares para cancelar toda la deuda global, incluyendo aquellos que no ingresaron a los canjes 2005 y 2010, lo cual suma aproximadamente unos 20.000 millones de dólares.

En el gobierno sostienen que con esto se logrará una baja en la tasa de riesgo país y permtirá al país volver a los mercados internacionales de crédito, pero no sólo para el Estado Nacional, sino “también para las provincias.

“Me da un gran placer anunciar que una batalla de 15 años entre la Argentina y Elliot Management, de Paul Singer, está en el camino a ser resuelto”, aseguró el comunicado de Pollack.

Y destacó: “Es un gran paso, pero no es el paso final”. Según relata Pollack, el acuerdo fue firmado durante la noche del domingo 28 de febrero luego de “tres meses de negociación” con el nuevo gobierno.

Para que el acuerdo se concrete, la Argentina deberá cumplir con los requisitos impuestos por el juez Thomas Griesa. En primer lugar, el acuerdo debe ser aprobado por el Congreso argentino. Además, se deberán derogar la Ley Cerrojo y la Ley de Pago Soberano, que impedía pagarle a bonistas que no habían entrado a los canjes de 2005 y 2010. “Luego, la Argentina contempla ir en búsqueda del capital en los mercados financieros globales, y será usado para realizar los pagos”, continuó Pollack.

Los cuatro mayores holdouts -que representan el 75% del capital- que firmaron este principio de acuerdo coincidieron en no interferir en la salida del país a los mercados, que se prevé se realizaría con una emisión de bonos.

Pollack expresó también elogios para el gobierno de Macri al sostener que “inmediatamente tras la elección presidencial de noviembre, corrigió el rumbo negativo que le había dado el país a este litigio”.

De Luis Caputo, el secretario de Finanzas, aseguró que fue su “paciencia, buena voluntad e inteligencia” lo que le permitió al país llegar a un acuerdo luego de “incontables horas” de trabajo.

También nombró al ministro de Finanzas, Alfonso Prat Gay, al jefe de Gabinete, Marcos Peña y al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. “La corrección del camino que había tomado la Argentina fue casi heroico”, resumió. Del lado de los holdouts, Paul Singer fue la figura central y siguió personalmente los avances del acuerdo entre ambas partes. “Fue un duro pero un justo negociador””, agregó.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.