Toros con certificado de calidad

Desde el INTA se evalúa el potencial de reproductores bovinos Angus nacidos en la región. Se busca certificar la capacidad genética de los ejemplares para generar musculatura, materia grasa, esperma y reconversión animal.

05 ago 2018 - 00:00

Los sistemas ganaderos del Norte de la Patagonia requieren de un proceso de intensificación en la producción de carne que responda a las demandas regionales. En los sistemas de cría esto podría sintetizarse en un aumento del número de terneros destetados, sin incremento del número de vientres, sino más bien en el aumento del porcentaje de preñez. Es importante poner énfasis en manejo de la carga animal en función del uso racional del recurso forrajero.

Por otro lado en los sistemas intensivos de los valles bajo riego, es necesario lograr una alta eficiencia en la producción de forraje a fin de trabajar con alta carga de manera previsible. En ambos ambientes, será condición fundamental el adecuado manejo sanitario para lograr los mejores resultados productivos.

Una vez que dichos aspectos están contemplados, será interesante plantearse la mejora genética del rodeo. Los resultados productivos de la incorporación de genética solo pueden ser posibles si los animales se encuentran en buenas condiciones de salud y son alimentados de acuerdo a sus requerimientos.

Bajo este desafío y en el marco de un ‘Convenio de Asistencia Técnica’ firmado entre INTA y la Asociación Argentina de ANGUS (AAA), se consideró la necesidad de los criadores de Angus de la Patagonia, de contar con una prueba en la que se pueda evaluar objetivamente el impacto de la genética introducida sobre toros producidos en un ambiente típico de la región. Ya son numerosas estas iniciativas en las diferentes regiones del país, zona centro, pampeana y del litoral entre ellas; donde los cabañeros más importantes someten a sus toros a la competencia con sus pares en condiciones de igualdad.

En la EEA Valle Inferior se inició a finales de 2017 una Prueba Productiva para criadores que previamente habían manifestado su interés en tener mayor información sobre las características de los reproductores machos que producen. Dicha prueba se realiza con la metodología ERA (Evaluación de Reproductores Angus). Se registran datos de peso al destete y tamaño adulto. Con esa información es posible realizar una comparación genética entre animales (DEP). Adicionalmente se evalúan otras características como el área de ojo de bife (AOB), espesor de grasa dorsal (EGD) y circunferencia escrotal.

Tanto AOB como EGD se determinan mediante el uso de ecógrafo, la primera consiste en la medición de la superficie de una sección del músculo Dorsal largo entre las costillas 12° y 13° y se expresa en cm². Es un indicador del grado de musculatura y del porcentaje de cortes valiosos luego del despostado. En tanto que el EGD permite estimar el engrasamiento total del animal y se expresa en milímetros. Se relaciona con la facilidad de acumular tejido adiposo. La medición de la circunferencia escrotal a determinada edad permite predecir el volumen de semen que generarán los toros y para realizarse se utiliza un escrotímetro.

Se espera próximamente incorporar el uso de comederos inteligentes para medir el índice de conversión de cada animal, o sea cuanta carne produce a partir del consumo de alimento.

Respecto a la realización de la prueba en la EEAVI, cabe mencionar que de las sucesivas mediciones realizadas, se ha observado el crecimiento y desarrollo de los toritos que ingresaron a la misma luego de cumplir un año de edad. Los resultados obtenidos hasta el presente se corresponde con un crecimiento moderado, acorde al desarrollo en un ambiente pastoril.

Durante el proceso se realizan tres juras, donde un experto de Angus es enviado por la Asociación y se clasifica los toros de acuerdo a sus cualidades. Durante el mes de mayo se realizó la primera Jura con la asistencia de numerosos productores, cabañeros y técnicos. El jueves 9 de agosto a partir de las 10 de la mañana en las instalaciones de la EEA Valle Inferior se realizara la segunda jura para culminar en el mes de octubre con la última jura y posterior remate según el orden que hayan obtenido cada animal a lo largo de las evaluaciones. En esa instancia, los productores tendrán oportunidad de llevarse los mejores toros registrados en la Asociación para potenciar sus rodeos.

Image
“Cuando se incorporan reproductores con genética conocida se logra mejorar la cantidad y calidad de carne producida”.
Ing. Gabriela Garcilazo, EEA Valle Inferior INTA
Dato
7
Las cabañas productoras de Aberdeen Angus de la Patagonia que participan en la prueba de evaluación genética.
Jura Fenotípica
Agenda
10: presentación de los animales y condiciones de la prueba.
10.30: jura fenotípica, jurado Juan Carlos Maas.
12: charla técnica: “Calidad de Carnes, Ignacio Harris”.
13.30: cierre de jornada y almuerzo.
INTA - EEA Valle Inferior

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.