Puros cuentos mechados de silencio

Osvaldo Pellín pasó de la arena política a la literatura. Mañana presenta su primer libro.



NEUQUEN (AN).- Osvaldo Pellín fue convencional constituyente hasta febrero último. Un hombre de múltiples vidas. O de una sola en mil matices, porque en su unicidad convergen el arte de curar y la más compleja de las artes, esa que se desarrolla en la arena política. Entre arte y artes, el hombre dejó su corazón.

Literalmente el corazón, al hombre se le resintió y este otoño lo encuentra con dos acontecimientos de extrema importancia. Uno, lo es porque se repone de una angioplastía coronaria, a la que se sometió a fines de marzo, apenas a días de haber concluido con su ajetreada actividad como convencional constituyente. El segundo, de por sí agradable: parición y presentación de un nuevo ser en sociedad. Se trata de su primer libro de cuentos y relatos "Afuera de nosotros y otros silencios", editado por Ruedamares dentro de su colección Bahías, que acaba de ser horneado en el mismo mes en que Pellín salía del quirófano.

La presentación será mañana, a las 20.30, en el salón blanco de la mutual universitaria AMUC, ubicado en avenida Argentina 1525. Es como toda aparición literaria, un hecho fecundo y portentoso. El escritor nacido en Buenos Aires, cerca de parque Chacabuco, es absolutamente popular en Neuquén, donde vive desde 1965. No precisamente popular por la literatura, que despunta ya como un adulto -si bien tuvo sus escarceos de muchacho en la poesía- sino por ser médico pediatra y jefe del servicio de pediatría de los hospitales de Cutral Co y Castro Rendón. ¡Vaya si contabilizará vidas por sus manos! Y luego partícipe de la elaboración y aplicación del Plan de Salud de la provincia entre 1970 y 1976.

Por aquellas épocas, poco le quedaba de tiempo, "sorbido" hasta la médula para pensar en escribir sistemáticamente.Y menos aún, cuando fue diputado nacional por dos períodos (1985-1989 y 1993-1997) por el MPN.

–Ocupaciones tan absorbentes no dejaban entrever este libro que en celeste sobre negro, con apenas una ventana que se abre a un mapa antiguo, nos invita a iniciarnos en ese "Afuera de nosotros y otro silencios".

–Me enfrenté a cantidades de actividades en las que era difícil conseguir lugar y tiempo, pero no me sorprendió el hecho de inclinarme a la escritura. Siempre me ayudó mucho escribir en soledad.

–Sin olvidar, claro, que su oposición a las leyes de Punto Final y Obediencia Debida fue publicada en "Los Derechos Humanos y la Impunidad en la Argentina" de Salvador María Lozada.

–Sí y también he colaborado con "Río Negro". La actividad médica y política -si bien era una escritura técnica- me obligó a apelar a esa necesidad de la redacción de muchas normativas o cuestiones de administración sa

nitaria.

–¿Cómo retoma la pasión de muchacho y regresa al viejo amor?

–Hace seis años, comencé con un taller literario de Cristina Ramos. Lo hice con mucha dedicación e intensidad. Seis años trabajando en la escritura, este libro es un destilado de un montón de materiales, de los cuales queda mucho para continuar siendo trabajados.

–Del libro, se dice que son historias de hombres y mujeres captados en su repentina revelación, en ese instante en que la realidad consigue de ellos perfiles resplandecientes, dolorosos o de extraña oscuridad. ¿Cómo surgen?

–Son cuentos y relatos algunos autobiográficos; historias de personas que conozco y están muy cerca mio; historias que me contaron y recreé o situaciones que se plasman en realidades que viví. En todos, siempre están las ideas propias, y en función de tal idea, cuando tenemos ganas de escribir se corporizan en personajes. Las fuentes son diversas, hay una línea en el plano de las ideas personales, otras inspiradas en cuestiones cotidianas y dramas de la vida.

La editora Cristina Ramos en el prólogo define el libro.

Dice: "Parecen relatos nacidos en la orilla del camino, en el instante en que el hombre se aparta para situarse frente a sí mismo y sus propias memorias, y recupera historias transfiguradas por el deseo, difuminadas en la frontera de lo imposible, puestas a tirar líneas que desvelen el pasado y permitan re-situar la propia conciencia y una mirada piadosa pero lúcida sobre nuestro tiempo".


Comentarios


Puros cuentos mechados de silencio