Pymes petroleras quieren un contrato más largo

Las empresas de servicios de Cutral Co y Huincul buscan una nueva "alianza estratégica" de diez años con Repsol a partir del vencimiento del actual convenio en diciembre del 2004.





NEUQUEN (AN).- Los representantes de las 19 empresas de ex trabajadores de YPF también quieren una alianza estratégica de largo aliento y por lo tanto se proponen negociar con Repsol un contrato de servicios por diez años para lograr «previsibilidad y estabilidad» en sus negocios.

Hace dos años y medio formaron una unión transitoria de empresas, UTENeu, en conjunto con SADE -presentada como gerenciadora- y suscribieron un contrato de provisión de servicios industriales a la petrolera española.

Ese convenio caducará en diciembre de 2004 y, dada la experiencia, los directivos de esas pequeñas y medianas empresas, que suman en forma directa un total de 550 empleados entre obreros, administrativos y gerentes, intentarán negociar condiciones diferentes con perspectivas de expandir su oferta a otros países de América -Bolivia, por caso, y Brasil- con las ventajas comparativas otorgadas por la competitividad de los costos argentinos y «la calidad de los servicios» ofrecidos.

En la actualidad, la facturación de los trabajos de UTENeu con Repsol ronda los 3 millones de pesos mensuales y la idea es «por lo menos sumar el 50% más» antes de finalizar el plazo del contrato.

El período transcurrido sirvió de filtro para la gestión empresaria -devaluación mediante-, permitió iniciar la reconversión en maquinaria, equipamiento y parque automotor, y fortaleció la forma de asociatividad diseñada para encarar los negocios, explicaron los dirigentes de Ceipa -Cámara empresaria industrial, petrolera y afines-, la entidad que las nuclea.

Destacaron el acompañamiento del gobierno en las diferentes etapas de la gestión, desde la previa a la firma del contrato hasta la posterior a la crisis económica del país.

A poco de firmar el convenio en agosto de 2000, Repsol aportó los 30 millones de pesos-dólares comprometidos para el salvataje inicial de las 19 pymes. Las dos terceras partes fueron para cancelar deudas bancarias, financieras y fiscales y el resto se aplicó a la adquisición de vehículos, equipos y herramientas.

Orlando Barros, presidente de Ceipa, y Ricardo Celi, gerente de HePIP, dijeron que en la etapa actual «es necesario consolidar el grupo», mediante la capacitación empresaria. Mientras, preparan su estrategia para negociar co Repsol un contrato «más prolongado» que tenga en cuenta «la magnitud de la cuenca».

Resulta «interesante» la concertación de alianzas estratégicas emprendidas por el gobierno y que un paraguas similar para las pequeñas y medianas empresas permitiría «planificar un proyecto de negocios a diez años vista».

Celi indicó que en este período «hubo dos factores»: la percepción de que cuatro años no son suficientes para «sanear y mejorar las condiciones individuales de las empresas», y el esfuerzo desplegado en capacitación.

Barros indicó que no existe una experiencia similar con empresas de servicios a la industri petrolera que pueda ofrecer «esta calidad de trabajo y experiencia en el país» ya que constituyen un ejemplo «inédito» en el país en lo relativo a resultados de la etapa posterior a la privatización y desregulación del sector.

Celi dijo que las petroleras «exigen excelencia y calidad, y nosotros las ofrecemos».

Las alianzas estratégicas «pueden ampliarse a nuestro sector», dijo Barros, y esa suerte de estabilidad «nos daría la posibilidad de expandir el negocio» hacia otras empresas.

Las unidades de negocios fueron concebidas para mantener las identidades: en una primera instancia «se unieron esfuerzos diseminados», dijo Celi. Luego se negoció con el gobierno y con Repsol la elaboración del contrato y casi de inmediato las condiciones con SADE.

La cámara está en condiciones de dar un «tercer paso», que supone «una visión global para realizar los movimientos que el mercado necesita».

En relación con el posible acceso a la explotación directa de un área hidrocarburífera, Celi dijo que es «por ahora» un límite a la expansión. Lo importante es «lograr la extensión de los plazos para cumplir» el ciclo de reconversión empresaria iniciado.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Pymes petroleras quieren un contrato más largo