¡Qué ‘Bávaro’!

Maniató a Messi y pegó cuatro golpes letales en casa.



#

liga de campeones

AP

Lionel Messi cabizbajo, Xaxi ausente, Iniesta impreciso… Una postal increíble en este fútbol contemporáneo que gobernó un Barcelona que ayer cayó sin atenuantes frente al Bayern Munich, quien lo dejó con pocas chances de avanzar a la final de la Liga de Campeones. El partido de ida en Alemania no dejó dudas: Bayern Munich fue un justo ganador y el 4-0 fue un verdadero batacazo, sobre todo por el marcador final.

Pocas veces el Barcelona se vio en una situación semejante. Es decir, este Bayern que salió campeón en su liga, que le sacó 20 puntos a su escolta (Borussia Dortmund) y que pronto será dirigido por Pep Guardiola, es tan poderoso como los catalanes. En la previa no había mayores diferencia, pero en los 90’ jugados en el Allianz Arena de Berlín los bávaros fueron muy superiores. Es que el conjunto de Tito Vilanova se mostró desdibujado, carente de profundidad.

La mayor virtud del Bayern Munich estuvo en la presión alta que le impuso a un Barça que siempre intentó defender su filosofía de posesión de la pelota (llamativamente terminó con un 60% de tenencia), pero que en esos 45 minutos iniciales no contó con situaciones claras de peligro.

Messi recibió el alta médico un rato antes, saltó a la cancha pero siempre lo rodeó una red de rivales. Se lo vio disminuido, lejos de su mejor versión.

El dueño de casa estuvo más ágil e incisivo, sobre todo por el sector derecho con las escaladas de Lahm y las corridas de Muller y Robben. El holandés tuvo la primera clara al minuto pero Víctor Váldez respondió genial, mientras que a los 24 el que no falló fue Muller: salida de un corner, primer cabezazo del brasileño Dante y segundo frentazo del gol del volante-delantero germano que fue una verdadera pesadilla para el seleccionado de Maradona en Sudáfrica 2010.

Los bávaros, lejos de conformarse, pegaron en el inicio del ST con la misma fórmula: corner de Robber, primer testazo de Muller y toque a la red de Mario Gómez.

Si bien el Bayern se mostró más rápido y decidido para romper líneas y llegar al arco de enfrente, fue por las alturas donde metió mucho peligro. Las estrellas del Barça siempre se vieron en inferioridad numérica porque los bávaros se desdoblaron en la marca, sobre todo cuando el disminuido Messi (muy individualista) tomó la pelota.

El golpe de gracia del local fue los 27, en un contra que manejó magistralmente Ribey y que definió Robben, con falta previa de Muller. ¿El Barça? Golpeado, ausente. Bartra tuvo el descuento a los 30, pero definió como un marcador central y unos minutos más tarde Muller volvió a vencer a Váldez, para dejar la serie casi liquidada. De esta forma, suena a utopía que Messi y Cía. jueguen su cuarta final en seis años. El Bayern, en cambió, alimentó con una goleada histórica el sueño de obtener su quinta ‘Orejona’.

Sufren Messi y todo Barcelona. Muller y compañía lo disfrutan. Los alemanes dieron un golpe histórico en la Liga de Campeones y tienen un pie en la final.


Comentarios


¡Qué ‘Bávaro’!