«¡Qué dos años nos esperan!»





Después de los comicios, con los resultados sobre la mesa, marcamos la derrota del peronismo kirchnerista y el triunfo de la derecha a grandes rasgos.

Ha sucedido que al desgaste propio del gobierno y algunas circunstancias adversas, léase dengue, gripe A y errores imperdonables como el veto a la ley de protección de los glaciares, le sucedieron figuras de la derecha, Macri, De Narváez, Reutemann, Cobos y otros, que se posicionarán de manera singular a las elecciones presidenciables del 2011.

Ahora que el sistema de libre mercado ha tocado fondo en todo el mundo y los gobiernos más conservadores de derecha han intervenido con fondos públicos para salvar bancos y empresas automotrices (acción socialista), cuando los presidentes europeos hacen ostentación de vidas lujuriosas, nosotros nos volcamos hacia ese lado.

La gente está asustada por la inseguridad y cree que los gobiernos de derecha le darán esa ansiada tranquilidad.

Si dividimos a Sudamérica en dos, encontramos la progresista de Brasil, Venezuela, Ecuador y Bolivia y, por la otra, los conservadores en Chile, Colombia y Perú bien alineados detrás de los Estados Unidos. No olvidemos la masacre de la Amazonia peruana a manos de Alan García.

¿Detrás de cuál nos encolumnaremos?

Uno representa a los terratenientes de siempre, los Martínez de Hoz, los Blaquier, los Perez Companc, que van a defender a ultranza sus intereses, y por el otro están siempre los peronistas que van cambiando de rostros, pero son formadores de poder hegemónico en vías de perpetuidad, que gobiernan al mejor estilo tapa-huecos y mientras tanto, muy de vez en cuando, embocan una, léase apertura de juicios a genocidas y apropiadores.

En Río Negro, vamos inexorablemente a una caída de la eterna gobernación radical, lo que nos da una esperanza de cambio de aire, pero por otro lado la incertidumbre nacional avizora tiempos de alianzas propias y externas en pos del 2011.

¡Qué dos años nos esperan!

Marcelo Luna

DNI 14.011.664

Bariloche


Comentarios


Seguí Leyendo

«¡Qué dos años nos esperan!»