“Que la oposición ni cuestione lo que decimos es vergonzoso”

El historiador lamentó que la mayoría de los políticos evite correr el riesgo de apartarse de la visión “normativa” y encasillada del tema.





DyN

Miran para otro lado. Ésta es la conclusión a la que se arriba cuando se reflexiona sobre la postura que asume el grueso de la oposición política sobre el documento que, firmado por 17 intelectuales, propone una nueva mirada de Argentina en su diferendo con Gran Bretaña por las Malvinas. Mirada que advierte sobre la necesidad de computar los legítimos intereses de los kelpers en eventuales negociaciones sobre el archipiélago. Y denuncia, además, que desde el gobierno nacional se busca hoy, a 30 años de la guerra del Atlántico Sur, alimentar el patrioterismo y nacionalismos inconducentes (ver el documento textual aparte).

“Sin embargo desde la oposición política, tan crítica en tantas oportunidades de las miradas simples, autoritarias, dogmáticas que definen al kirchnerismo, nadie, absolutamente nadie ha reflexionado públicamente sobre nuestra posición. ¡Nadie! A pesar de que algunos dirigentes hicieron saber, a título personal, su postura a favor de mucho de lo que decimos, en conjunto no están dispuestos a instalar el debate en sus propios partidos”, dijo ayer el historiador Luis Alberto Romero, dedicado desde hace más de 40 años al estudio de las ideas políticas en Argentina y firmante del documento .

Y acotó:

–No me pida nombres… pero da vergüenza. Que el gobierno nacional nos cuestione, bueno, tiene sus razones: nosotros criticamos el estilo con el que maneja el diferendo. Pero que desde la oposición nadie ni siquiera cuestione lo que decimos es vergonzoso…

–¿A qué lo acredita?

–No me parece que exista otra conclusión: hay pereza para reflexionar el diferendo desde otros prismas que los habituales, y esa pereza hace a no querer correr el riesgo, frente a un tema de esta naturaleza, de marcar diferencias con lo que es la normativa para el tratamiento del tema, ese encasillamiento que sólo computa soberanía, colonialismo y etc., etc.

–¿Hay patología en esta ausencia de la oposición?

–Mire, el nacionalismo, el chauvinismo con que desde distintos sectores se trata generalmente el tema Malvinas tiene mucho de patología… Incluso en los sectores que se asumen como más progresistas. Son los más exaltados a la hora de reflexionar sobre el tema.

–El documento deja en claro que Argentina tiene problemas más urgentes que Malvinas. Y señala que la suerte de la patria no se juega ahí. ¿Dónde está la patria en este presente?

–Un solo dato: en la tragedia de Plaza Once, ahí está la patria bajo problemas… Como está todos los días en cada uno de los argentinos que sufren problemas sociales, que son maltratados por el poder, por el racismo… Ahí está la patria.

–¿Se preguntó si no le imputarán “traición”?

–No si me lo imputarán. Pero en el 2006, cuando comenzamos a trabajar con Hilda Sábato en una nueva mirada sobre el conflicto, trabajo destinado a cómo manejarlo en la educación, bueno… más de una vez me pregunté si sería un mal argentino. No lo soy. Éste es mi país, le debo mucho y también le he entregado mucho. Como historiador nacido en cuna de historiador, mi mejor aporte a Argentina es decir lo que pienso sobre los problemas que sobrellevamos…

(NDR: Luis Alberto Romero es hijo de José Luis Romero, uno de los historiadores de mayor gravitación académica en Argentina)

Luis Alberto Romero, firmante del documento de los intelectuales sobre Malvinas

Carlos torrengo

carlostorrengo@hotmail.com


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“Que la oposición ni cuestione lo que decimos es vergonzoso”