Que pase el que sigue

Argentina selló la serie y se agranda la ilusión de ganar la Davis.

#

El "rey David" lanzó la vincha y pelotas al público, mientras que "Chucho" le dedicó el triunfo a los aficionados.

Argentina respondió a su chapa de candidato y avanzó a los cuartos de final del Grupo Mundial de Copa Davis, después de alcanzar ayer una ventaja irremontable sobre Gran Bretaña, por 3 a 0. El punto definitivo se consiguió con el triunfo de David Nalbandian y José Acasuso, que desató un festejo sobrio y medido. Hoy, los singles serán sólo para cumplir.

El "Maestro" y "Chucho" le dieron la clasificación al equipo argentino al vencer a los británicos Ross Hutchins y Jamie Murray, por 6-2, 7-6 (13-11) y 6-0, en un partido jugado en el estadio del Parque Roca.

Desde el comienzo del partido se notó la diferencia de jerarquía entre una pareja y la otra. La velocidad de pelota y hasta los movimientos daban cuenta de que los dueños de casa no iban a tener problemas en llevarse la victoria.

Con Acasuso muy sólido desde el fondo y Nalbandian atento en la red, la dupla argentina dio el primer golpe en el tercer juego cuando quebró el saque de Hutchins para obtener la primera gran ovación de los aficionados.

Pese a que Murray logró conservar su saque, el partido era ampliamente dominado por los locales, quienes hasta se permitían intentar algunos lujos en la red, de esos que en partidos importantes no se hacen.

En el sexto game se dio algo muy particular. Acasuso conectó cuatro aces, pero dos

de ellos fueron para levantar sendos breaks en contra, en un juego que le costó muchísimo a los argentinos, aunque finalmente se lo adjudicaron.

Mientras que el "Vamos, vamos Argentina", bajaba de las tribunas, otra vez Hutchins volvió a achicarse en el momento de sacar y la pareja albiceleste no se lo perdonó. Entonces Argentina tomó una ventaja de 5-2, que luego cerró en el game siguiente con el saque de Nalbandian.

En el inicio del segundo parcial, el dúo criollo volvió a pasar un momento de zozobra con el saque de Acasuso, quien debió levantar dos break point antes de ganar el game.

En el juego siguiente, Hutchins falló otra vez con su servicio, la tercera vez que lo hacía sobre tres sacados, y parecía que el segundo capítulo se encaminaba a una cómoda victoria para los argentinos.

Sin embargo, un momento de desconcentración en el saque del cordobés le permitió a los británicos igualar en cuatro y meterse de nuevo en un partido que los tenía casi como espectadores.

Los visitantes ajustaron su saque, se defendieron bien y aprovecharon su momento para adelantarse 5-4, mientras que un impreciso Acasuso y un contrariado Nalbandian no encontraban el hueco para conseguir el quiebre que les permitiera ganar el set.

Se llegó a un impensado tie break, que resultó lo más emotivo de la serie, con el público gritando eufóricamente cada punto y con los tenistas argentinos y el banco local festejando cada pelota, en una actitud distinta de la tranquilidad con que habían vivido la serie hasta ese momento.

En el tie break se repartieron los set points. Los británicos tuvieron tres y los argentinos cuatro, hasta que finalmente la pelota de Murray quedó en la red y llegó el alivio para los locales, que debieron transpirar más de lo que imaginaban.

Cuando Argentina ganaba 2-0 en el tercer parcial, con un nuevo quiebre al saque de Hutchins, el más flojo de la dupla visitante, la lluvia interrumpió el tercer enfrentamiento de la serie, que volvió a ser dominado cómodamente por los argentinos.

Cuando cesó la lluvia, 40 minutos después, Nalbandian y Acasuso mantuvieron su ritmo arrollador, le quebraron el saque a Murray en el cuarto, otra vez a Hutchins y redondearon un set por 6-0, lleno de lujos y de un nivel muy superior al segundo parcial.

Argentina cerró una serie perfecta, con nueve sets ganados sobre nueve jugados, mostrando una diferencia de categoría, que apenas se empañó un poco en el segundo set del dobles, lo que le permite volver a encender la ilusión de ganar la Copa Davis por primera vez en su historia. Ahora, Israel de visitante o Suecia en casa.


Comentarios


Que pase el que sigue