Queja a Santa Fe por desalentar viajes de egresados



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El ministro de Turismo, Omar Contreras, y el intendente Marcelo Cascón multiplicaron las gestiones ante la Nación y las autoridades de Santa Fe para evitar la caída del turismo estudiantil a raíz de fantasma de la influenza A agitado por funcionarios de esa provincia.

La polémica fue desatada por el ministro de Salud santafesino, Miguel Ángel Capiello, quien anticipó al diario "La Capital" de Rosario la decisión de desalentar los viajes de egresados a esta ciudad para "prevenir la expansión del virus de la gripe A".

La declaraciones de Capiello encendieron la alarma en la ciudad. Contreras fue el primero en tomar contacto con las autoridades santafesinas para reclamar una aclaración, informar las medidas preventivas adoptadas en Bariloche y pedir reciprocidad por el apoyo que prestó Río Negro a las provincias del norte frente a la epidemia de dengue. También comunicó los protocolos de control previstos para la temporada al resto de las autoridades turísticas del país. "Fuimos los primeros en adoptar medidas de prevención y les pedimos que no nos hagan pagar el costo por ser los más precavidos" dijo.

En la nota que difundió la edición digital de "La Capital", Capiello cuestionó que en el país "se sigue realizando la etapa de contención de la gripe A sin cambiar a pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha anunciado que está evaluando cambiar al grado de alerta 6" y confirmó que en Santa Fe hay 30 casos sospechosos y uno solo positivo".

Cascón consideró que las declaraciones de Capiello fueron "desafortunadas, discriminatorias y fuera de lugar" y le solicitó al gobernador Miguel Saiz la "intervención directa" ante su par de Santa Fe, Hermes Binner, para rectificar la situación.

El mandatario confió a "Río Negro" que en comunicación con una emisora de Rosario recriminó publicamente al ministro santafesino que "no haya tenido la delicadeza de levantar el teléfono para preguntar por las medidas de control y prevención adoptadas en Bariloche" y ponderó la estrategia sanitaria definida con las autoridades rionegrinas.

Hasta ayer la ciudad contaba con los dos scanner destinados a controlar la entrada de pasajeros en el aeropuerto -en el sector de cabotaje- y en la Caminera, y la mitad del personal necesario para atender los puestos de control y operar los equipos.

La directora del Hospital Susana Rodríguez estimó que, a más tardar mañana, se completará la designación de los cuatro agentes sanitarios necesarios para cubrir el turno de la mañana y la afectación directa de los cuatro empleados que atenderán entre las 16 y las 3 de la madrugada, sumando horas extra a su turno habitual de trabajo.


Comentarios


Queja a Santa Fe por desalentar viajes de egresados