Quejas de cientos de neuquinos en los bancos

Cuestionaron las restricciones a los movimientos de las entidades.



NEUQUEN (AN).- El microcentro neuquino despertó ayer lentamente tras cuatro jornadas de inactividad.

Con todo, cientos de neuquinos se volcaron a los bancos que operan en esta capital en busca de efectivo y para realizar algunas de las pocas transacciones permitidas, porque las restricciones impuestas por el feria- do bancario y cambiario aún es-tán vigentes.

En medio de un férreo operativo de seguridad que puso en la calle móviles y efectivos de los grupos especiales, decenas de clientes formaron extensas colas para realizar transferencias entre cuentas de un mismo o distintos clientes y para cobrar los subsidios provinciales y nacionales, según la flexibilización dispuesta por el Banco Central.

La imagen se repitió frente a los cajeros automáticos que fue-ron exprimidos durante toda la jornada por cientos de neuquinos urgidos por la falta de efectivo.

La red de cajeros del Banco Provincia de Neuquén atendió sólo a sus clientes, pero restringió las extracciones a 200 pesos.

La apertura de las entidades bancarias desencadenó una avalancha de quejas y consultas de aquellos clientes que no pudieron ejecutar operaciones financieras, porque los bancos no efectuaron movimientos con dinero en efectivo. Los beneficiarios de los planes provinciales y nacionales fueron los primeros en arribar desde distintos puntos de la periferia de esta ciudad al centro en busca de los 150 pesos del subsidio.

Los desocupados contenidos en la ley 2128 cobraron a partir de las 8 en la sucursal del BPN de la calle Rivadavia y Santa Fe. Allí se agolparon decenas de subsidiados que, con el cheque en mano, traspasaron el umbral de la entidad, tras recibir la información de las empleadas del banco.

Los beneficiarios estaban un poco más tranquilos después de una semana complicada, que los tuvo en el ojo de la tormenta.

El martes el gobierno provincial había forzado el traspaso de los desocupados neuquinos de la ley 2128 a los planes jefas y jefes de hogar de Nación.

La decisión cosechó una avalancha de cuestionamientos desde el arco político y sindical opositor que puso un manto de sospechas sobre la futura utilización de los recursos una vez efectivizado el traslado de los subsidiados provinciales a los programas nacional es.

Los beneficiarios de los programas de Nación permanecían sobre la céntrica Avenida Argentina, agolpados en la vereda frente a la sucursal local del Banco Nación. La entidad abrió al mediodía una de sus puertas y comenzó a pagar, mientras en el exterior los indigentes en busca de los 150 pesos se contaban por varias decenas.

Los jubilados, por su parte, cobraron sus haberes en las oficinas de la Anses, ubicadas sobre la calle Córdoba al 100, sin grandes congestionamientos.

Pasadas las 14 las sucursales bancarias estaban semidesiertas y sólo los cajeros automáticos concentraban la atención de los clien-tes que pugnaban por sacarle un poco de efectivo.

Pero no faltaron los trastornos habituales para aquellos clientes cuyas tarjetas magnéticas no funcionaban o al momento de operar se encontraron con trabas administrativas. Aún así, no se produjeron incidentes en una atípica jornada para las entidades bancarias, que operaron hasta las 17, bajo el cerrojo de un feriado cambiario y bancario que se mantiene firme.

Disparidad, según las entidades

BARILOCHE- La operatoria en los bancos fue dispar. La mayor tarea recayó sobre los empleados de los bancos Nación y Patagonia, en cuyas sucursales se pagaron mensualidades de planes laborales y asimismo jubilaciones. Por el contrario, en la mayoría de los bancos privados hubo muy poca actividad, algunos ni siquiera habilitaron sus cajeros automáticos.

En el banco Patagonia se abonaron las jubilaciones del Anses, sin tope por el mostrador y con retiros de hasta 200 pesos por cualquiera de los cuatro cajeros que tiene el banco en esta ciudad.

Asimismo, los clientes del banco y los titulares de tarjetas Banelco y Link pudieron retirar pesos y Lecop desde sus cuentas corrientes o de ahorro.

Uno de los empleados se quejó de que otros bancos no aporten suficiente dinero en sus cajeros. “Todos vienen acá y al Nación”, dijo. Estimó que la cámara compensadora de clearing recién comenzaría a operar el lunes y destacó que no hubo ningún tipo de incidentes.

En el banco del Estado, se pagaron varios planes sociales a trabajadores que perciben entre 120 y 150 pesos por mes. Las largas colas llenaron la segunda cuadra de la calle principal. Desde el municipio se destacó la buena predisposición del gerente local, quien ya el jueves había abierto la sucursal para abonar el importe de algunos planes de trabajo. (AB)

Complicaron las limitaciones

ROCA- Con pocas colas y cajeros funcionando parcialmente, se produjo en Roca la apertura de los bancos. Aunque por primera vez los cajeros devolvieron algo de dinero a los clientes que insistieron durante los últimos días, las restricciones con las que funcionaron sólo sirvieron para complicar aún más la jornada. Los clientes sólo pudieron retirar dinero de los cajeros ubicados en los bancos de los que son clientes, una realidad de la que muchos se enteraron una vez que introdujeron sus tarjetas en las por estos días una y otra vez maldecidas máquinas.

Varias entidades superaron el límite de extracción por cuenta de los 200 pesos que se había ordenado.

“Estamos atendiendo sólo a nuestros clientes, pero con absoluta normalidad. La gente puede retirar el dinero que desee, siempre sobre la base de lo que tengan disponible en las cuentas” respondieron en los bancos consultados.

Un incidente se registró en las puer-tas del Banco Patagonia, cuando un anciano debió ser atendido luego de sufrir una baja de presión. Trasladado a una clínica privada, por un servicio de urgencias médicas, fue dado de alta. (AR)

Ya hubo cerca de 500 demandas en España

BUENOS AIRES (DyN)- Unos 500 argentinos con su dinero atrapado en el “corralito” se sumaron al centenar de ahorristas que ya denunciaron en España al banco Santander Central Hispano (SCH), dueño del banco Río, por supuesta administración fraudulenta.

La demanda en la Justicia española, por una de las modalidades de la operatoria, abarca también al banco Bilbao Vizcaya Argentaria, dueño aquí del banco Francés, y se tramitará en los juzgados de primera instancia de Madrid.

Esta es la primera demanda con requerimiento de unos 25 millones de dólares que argentinos radican contra las casas matrices de los bancos en sus países de origen por el “corralito”, que fue definido por el diario estadounidense The Washington Post como “el robo del siglo”.

El SCH, perteneciente a la familia Botín, es el banco más poderoso de España con un capital de 50 mil millones de dólares, mientras que en el segundo lugar se ubica el BBVA.

Según la presentación, a la que tuvo acceso DyN, el reclamo se basa en que tanto el Río co-mo el Francés se habrían presentado cada uno a los clientes como un único banco con el SCH y BBVA y en consecuencia publicitaban el respaldo de sus casas matrices en España.

En el caso del banco Río se da la circunstancia, además, de que su presidenta es la española Ana Patricia Botín, a su vez directiva del SCH e hija del presidente del grupo, Emilio Botín. El banco Río pertenecía al grupo Pérez Companc y fue vendido al SCH durante el gobierno de Carlos Menem. La presentación de los centenares de ahorristas con sus depósitos congelados en los bancos Río y Francés está dirigida contra los propios bancos y los miembros del directorio y la firma auditora Arthur Andersen.


Comentarios


Quejas de cientos de neuquinos en los bancos