¿Quién es el que falta?

Los funcionarios de la Comisión Nacional de Valores de EE. UU. dijeron en su denuncia que también se pagaron u$s 6 millones "adicionales" de coima a "funcionarios de la nueva administración (se referían a la gestión de De la Rúa). Ayer, en "La Nación", el columnista Carlos Pagni dijo que pese al decreto de De la Rúa (el que anuló el contrato con Siemens) las revelaciones de la multinacional "complican a un ex ministro de la Alianza que habría renunciado en marzo de 2001 y que estaba en condiciones de influir en el destino del contrato". Precisa que, "según el departamento de Justicia de los Estados Unidos cobró u$s 660.000". Luego dice que "en la empresa (Siemens) las sospechas se orientan hacia un importante líder del radicalismo boneaerense".

En marzo de 2001 se fueron los ministros radicales Federico Storani (Interior) y Hugo Juri (Educación), y el frepasista Marcos Makón (Desarrollo Social). El hombre familiarizado con el contrato con Siemens era Storani, por la naturaleza de sus funciones: en noviembre de 2000 fue quien inició una renegociación y estableció 180 días para firmar con Siemens un nuevo contrato. Pero en marzo se fue y en mayo De la Rúa le puso fin a la concesión.

Anoche, en un cónclave de políticos y economistas ya especulaban con la posibilidad de que se estuviese hablando de Storani, según confió uno de ellos a este diario. "Río Negro" lo buscó anoche en su domicilio de Uruguay al 900. No fue posible hallarlo. Sin embargo, ante Radio Belgrano sólo señaló que no le constaban que hubiera habido coimas de Siemens a funcionarios. Sí dijo llamarle la atención la cantidad de intermediarios que había entre esa empresa y el Estado.


Comentarios


¿Quién es el que falta?