Quién se atreve a reprochar

por EDUARDO DARIO ARMER



En todos los medios nacionales e internacionales fue una noticia de gran difusión que los máximos referentes del seleccionado argentino de básquet hayan rechazado la convocatoria para el Preolímpico de Las Vegas, en agosto, con vistas a Beijing 2008.

Hay diversas reacciones en relación a estas decisiones. Algunas, tomadas con simpleza, hacen de la opinión un reproche. Esgrimen el ser nacional, la camiseta, a la selección no se renuncia... El resultado de la selección de un país, hablando de lo estrictamente deportivo, es el reflejo de su competencia interna. Esto lo quiero explicar: a mayor calidad interna, mejor es la consecuencia o resultado en sus presentaciones internacionales.

Los jugadores que hoy dudan de integrar la selección son los que surgieron de esta competencia, son los que con su calidad individual ayudaron a cimentar la estructura y nivel competitivo, aportando al crecimiento de nuestro deporte.

Como consecuencia y a través de los años, el aporte de estos jugadores a la selección, en este ciclo fue de menor a mayor, consiguiendo para nuestro país máximos resultados, difíciles de repetir. Por supuesto que su calidad individual les posibilitó emigrar a otras competencias de mejor nivel deportivo y económico, la misma calidad que aportaron al equipo nacional, con lo cual ayudaron a conseguir los logros.

Hoy, algunos de ellos van a estar ausentes en la nueva convocatoria, los motivos son coincidentes en su mayoría. La decisión no debe ser fácil, pero muchas veces está inducida por los compromisos contractuales; sólo los problemas de lesiones físicas son los que están exentos de opiniones. En muchas ocasiones, hace muchos años, siempre hablando de la selección, las charlas no pasaban el nivel sudamericano y pensábamos cómo mejorar para poder acceder a torneos mundiales.

Hoy es normal leer en la prensa internacional que Argentina es potencia, algo inimaginable hace 20 años. Como país estamos segundos en el ranking de la FIBA.

Estos jugadores han forjado la historia del básquet nacional. Estos jugadores hace 10 años que comenzaron a marcar el camino de Argentina en el mundo. Estos jugadores han dejado de lado su descanso en todo el ciclo por representar a su país. Estos jugadores han conseguido el logro máximo: son 'Campeones olímpicos'.

¡El orgulloso, reconocimiento y respeto sentido en aquel momento, se mantiene! Quién puede atreverse a reprochar...


Comentarios


Quién se atreve a reprochar