Quieren bajar el riesgo laboral en la construcción

Hay un proyecto en el Deliberante que pretende evitar los accidentes.

NEUQUEN (AN).- Ante el aumento de accidentes en la construcción, algunos con consecuencias trágicas, el Concejo Deliberante evalúa la posibilidad de imponer a todas las obras superiores a 250 metros cuadrados la presentación de un responsable de seguridad e higiene ante el municipio.

La norma vigente no establece esta obligación, que hasta ahora se presenta como atribución exclusiva de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo de la Nación (SRT).

El proyecto del interbloque ARI, Frente Grande y Partido Justicialista, que tomará estado parlamentario mañana, no le quita a la SRT este poder de policía pero entiende que a través de la vía administrativa municipal es posible obligar a los responsables a presentar un programa de seguridad e higiene junto con el inicio fehaciente de la obra.

El concejal Juan Dutto (ARI) planteó la "obligación primaria e indeclinable del Estado de asegurar la vida de los trabajadores". Su afirmación alude a que con la incipiente reactivación crecieron los accidentes laborales, en especial en la actividad de la construcción.

Un informe oficial de la SRT reveló que durante 2003 más de 4.000 empleados sufrieron siniestros de trabajo en la región durante los tres primeros meses de ese año.

Hace apenas una semana el derrumbe de un muro de 15 metros de largo y tres de alto se desplomó y mató a dos obreros que trabajaban en la ampliación de la comisaría tercera del barrio El Progreso. Al día siguiente se dijo que el accidente mortal pudo haberse evitado porque los albañiles habían advertido el peligro. Nadie les hizo algo ni ningún or

ganismo controló la aplicación de las normas más elementales de seguridad.

En octubre del año pasado esta "flexibilidad normativa" dejó el saldo de dos muertos más y varios heridos en distintos siniestros. Uno fue enterrado en vida a causa del desmoronamiento de una profunda zanja en la que estaba trabajando y al otro se le cayó el techo de una obra en construcción en el bajo neuquino.

Dutto pone el acento en los planes de prevención, una de las razones por la que el proyecto extiende las medidas de seguridad a obras no necesariamente importantes: una casa puede superar una superficie cubierta y no cubierta de 250 metros cuadrados.

"Pese a corresponder el poder de policía a la SRT es posible y necesario implementar medidas desde la órbita administrativa municipal a fin de fortalecer los controles sobre la normativa vigente en materia de seguridad e higiene, que propendan a disminuir los accidentes y generar mejores condiciones laborales", dice el proyecto.

El articulado de la propuesta modifica la sección "obtención del permiso de construcción" de la ordenanza 6485. Especifica que para obtener el permiso de construcción "se presentará el director de obra y el constructor, éste último con su correspondiente profesional contratado como responsable de seguridad e higiene de la obra, en formulario aprobado". En forma simultánea deberá adjuntar documentación probatoria de las funciones.


Comentarios


Quieren bajar el riesgo laboral en la construcción