"Quieren ponerle un corralito a la Legislatura"

Lo dijo Radonich. Fue en respuesta al ministro Gorosito, quien había asegurado que los diputados no pueden rechazar a los candidatos que le envía el Gobierno para cubrir una vacante en el TSJ. La pulseada en torno de Angiorama continúa. Los legisladores de la oposición no lo avalan.

NEUQUEN (AN)- El oficialismo y la oposición escribieron ayer otro capítulo en la ya larga polémica en torno de la candidatura de Juan Horacio Angiorama para ocupar una vacante en el Tribunal Superior de Justicia. El presidente del bloque legislativo de la Alianza, Raúl Radonich, afirmó que "el ministro Gorosito pretende aplicarle un corralito a la Legislatura y someterla".

La queja de Radonich tuvo origen en declaraciones del ministro de Gobierno, Jorge Gorosito, quien afirmó que los diputados no tienen facultades para rechazar al candidato de Jorge Sobisch al TSJ. "Ellos pueden aprobarlo o abstenerse, pero no rechazarlo", dijo el funcionario, interpretando el texto de la Constitución.

Para Radonich, esa afirmación "no tiene ningún asidero en la letra de la Constitución provincial", cuyo espíritu es "que se conforme el mejor Poder Judicial planteado en términos de capacidad, profesionalidad e independencia". Así lo dijo ayer a "Río Negro".

La Constitución establece que ante una vacante en el TSJ, el reemplazante será designado por la Legislatura a propuesta del Poder Ejecutivo. ¿Pero qué sucede cuando a la Legislatura no le gustan los candidatos propuestos por el Ejecutivo?

Según el gobierno, si no les gustan deben abstenerse; pero la oposición piensa muy distinto.

"Creo que el ministro (Gorosito) pretende someter al Poder Legislativo, aplicarle un corralito", afirmó Radonich. "La Legislatura tiene amplias facultades para designar o no designar, tal cual lo hace con los jueces que requieren acuerdo".

"A través de estas declaraciones de Gorosito se pretende someter la voluntad del Poder Legislativo para cumplir lo que Sobisch pretende, es decir un Poder Judicial a su medida", completó el jefe de la bancada aliancista.

La pulseada comenzó el mismo día que Sobisch envió una terna de candidatos para ocupar una de las vocalías vacantes en el TSJ, encabezada por Angiorama e integrada además por Fermín Temi y Carlos Sierra.

Después de muchas ideas y vueltas, los bloques legislativos se pronunciaron: Alianza, ARI y PJ en contra, y sólo el MPN a favor.

Como al oficialismo no le alcanzan sus votos, necesita aliados que hasta ahora no aparecieron.

Al mismo tiempo se produjeron otros movimientos en el Poder Judicial. Según se supo, funcionarios del Gobierno le ofrecieron una jubilación de privilegio a varios magistrados en condiciones de obtenerla.

La derogación de la ley de jubilaciones judiciales recién se publicó en la última edición del Boletín Oficial, que se distribuyó el viernes pasado, pese a que fue aprobada a fines de diciembre.

La oposición sospecha que el gobierno quiere producir casilleros vacíos en puestos claves de la justicia. Si controla la cabeza, el TSJ, podrá hacer lo mismo con los tribunales inferiores.

Por eso la puja en torno de la candidatura de Angiorama, alimentada por la polémica nacional respecto de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia.

En aval a Angiorama se han pronunciado los presidentes de los Colegios de Abogados de la provincia (él mismo preside el de Neuquén capital). Pero esto provocó una rebelión en las bases, que exigieron el llamado a una asamblea extraordinaria para debatirlo.


Comentarios


"Quieren ponerle un corralito a la Legislatura"