Quieren rescatar un viejo brazo del río Limay

La obra está contemplada en el proyecto Paseo de la Costa.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

NEUQUEN (AN).- El viejo cauce del río Limay pasaba de largo la zona del actual balneario municipal, sus aguas salpicaban las islas de sauces y juncos y -al cabo- desembocaba en la península que mira a la confluencia con el río Neuquén. Allí, un inmigrante japonés cultivó rosas y madreselvas para redondear un inmejorable lienzo.

La mano del hombre y la regulación del Limay bloquearon el cauce de ese brazo, que cada tanto con las crecidas excepcionales vuelve buscando sus propias huellas.

Así, cada vez que el Limay aumenta su caudal, sus aguas empujan la huida de algunos pobladores sin escritura y dejan flotando envases, plásticos, maderas y demás desechos que -

junto a los escombros- consolidan el terreno, inaccesible y irrecomendable a las visitas.

El rescate parece una quimera, pero en la intendencia aseguran que es posible.

El proyecto Paseo de la Costa tiene previsto recuperar el viejo cauce, darle vía libre a las aguas a través de un arroyo y embellecer ese sector que -hoy por hoy- está colmado por los basurales que nutren a las chancherías.

El proyecto de recuperación tiene un costo elevado, muchos ceros, y se enmarca en la segunda etapa de la iniciativa que, alguna vez cuando era candidato, lanzó el ex legislador Aldo Duzdevich.

En total, el Paseo de la Costa prevé inversiones que oscilan los 600 millones de pesos y este año tendría que quedar inaugurada la rambla (financiada por Nación) y comenzará la construcción del edificio que albergará a Cordineu, el organismo que lleva adelante el proyecto. Dentro del plan, el rescate del brazo muerto asoma como uno de los grandes desafíos.

El intendente Horacio Quiroga denomina al brazo como "el paleocauce" y lo define como una de las "centralidades" de la iniciativa. Allí, donde no se puede controlar que la gente deje de arrojar basura, el proyecto prevé construir embarcaderos, oficinas e incluso viviendas. El sector es uno de los que más contaminación aporta a esta ciudad y a la ribera del Limay...Y de ahí al río Negro. Para completar, están los vahos de la colapsada planta de tratamiento de la calle Tronador, cuya ampliación fue firmada hace apenas dos semanas..

"Por supuesto que es factible y perfectamente realizable, esta es una de las centralidades del Paseo de la Costa, una suerte de anclaje a partir del cual se van haciendo desarrollos; lo que pretendemos con esta iniciativa es volver al río a su recorrido original", fue elocuente Quiroga en diálogo con este diario.

La obra en cuestión, necesita sobre todo un descomunal movimiento de suelos, la estabilización de taludes, trabajos de drenaje y una amplia tarea de control. Es que ese lugar, donde el verde explota a partir de septiembre, son muchas las familias que ocupan las tierras fiscales y -básicamente- se dedican a la cría de cerdos y gallinas.

Quiroga dijo que el nuevo escenario será el punto de encuentro para los amantes de los deportes náuticos, el lugar idea para que duerman las embarcaciones. "Con un estilo moderno está prevista la construcción de viviendas y oficinas", remarcó.

Se trata de un recorrido de más de unos dos mil metros, que comienza a altura del lugar donde está el puente que une a la calle Linares y la isla 132 y que finaliza en la confluencia, en la chacra de la familia Hiroki, vástagos del pionero oriental.

El dragado de la laguna ubicadas detrás de los clubes deportivos es otra misión complicada.

Allí, donde se multiplican las colonias de patos, es imposible respirar. Quiroga igual sueña.

Una clave en 52 hectáreas

La isla 132 estará en el centro del Paseo de la Costa. Además del edificio de Cordineu (que la municipalidad espera que comience a construirse en julio) , estarán además el edificio de convenciones, el museo paleontológico y un hotel de cinco estrellas.

Unos metros más allá, en el lugar donde muere el arroyo Durán se construirá un anfiteatro.

Las calles internas en el predio de 52 hectáreas ya están consolidadas y son transitas con frecuencia por veraneantes. La superficie por donde solo podrán transitar ciclistas y peatones fue elevada unos 70 centímetros por encima de la altura original de la isla.

La estética el proyecto tiene una relación directa con la que llevó adelante en Buenos Aires la corporación Puerto Madero.

La rambla se inaugurará este año

NEUQUEN (AN).- Los objetivos inmediatos de Cordineu -el organismo que coordina el proyecto Paseo de la Costa- pasan por la construcción del la rambla y la defensa de la isla 132, la cual ya tiene los dos puentes de acceso, uno por la calle Linares y la otra por Río Negro.

Para el intendente Horacio Quiroga, el desafío es inaugurarla este año, como uno de los acontecimientos por el centenario de esta ciudad.

El representante de la municipalidad es César Gass y los acompañan por la comuna Aldo Babaglio, y por la provincia (hasta antes de la renovación de autoridades) eran Viviana Pesek y Marcelo Raimondo. "Vamos a ver cómo es la nueva conformación por parte de la provincia a partir de ahora", sostuvo Quiroga.

La rambla, de 800 metros de extensión, tendrá la doble función de defensa costera y lugar de tránsito. De hecho, por estos días los veraneantes hacen el recorrido, a pie o en bicicleta. Para los primeros días del invierno, por otra parte, se espera que ya estén las bases del edificio donde se ubicará la sede de Cordineu.

El proyecto de obra pertenece al arquitecto de San Martín de los Andes Angel Barceló.

A la isla 132 se accederá directamente desde la avenida Olascoaga y prevé el acondicionamiento de de la calle Punmamarca. Desde la avenida y hasta puente, un recorrido de 500 metros, tendrá un estilo con mucho de lo que hizo que Puerto Madero, aseguran los encargados de la iniciativa.    Dentro de los múltiples estudios que se realizan en el marco del proyecto Paseo de la Costa, la comuna detectó la existencia de una docena de hectáreas que no sabía que le pertenecían a Neuquén.

El sector está a mil metros de la parte más nueva del barrio Confluencia.


Comentarios


Quieren rescatar un viejo brazo del río Limay