Quieren un millón para hacer un albergue de canes

“Amigos del Perro” se lo propuso ayer al municipio neuquino.

NEUQUEN (AN).- La Asociación Los Amigos del Perro (ALAP) propuso ayer al Concejo Deliberante neuquino la creación de un albergue municipal para animales con un costo estimado en un millón de pesos.

Entre sus argumentos hablaron de la intención de evitar el sacrificio de perros y controlar el “crecimiento desmesurado” de la población canina. Sin embargo, sólo se llevaron como respuesta la promesa de un nuevo debate porque a simple vista, la idea parecía alejada de la realidad.

La problemática relacionada con los perros tiene varias aristas y alimenta polémicas. Los datos son concluyentes en esta ciudad: la comuna captura por mes a 200 perros, de los cuales sólo un 15 por ciento son recuperados por sus dueños. En tanto que, 350 perros son entregados voluntariamente para la eutanasia.

Por otra parte, durante enero pasado, la municipalidad recibió 144 llamados de vecinos de distintos barrios solicitando que envíen la perrera municipal.

Concejales, representantes del Colegio Veterinario, ALAP, vecinalistas y la Defensora del Pueblo, Blanca Tirachini, se reunieron ayer y coincidieron en que hay que evitar el sacrificio de los animales y triplicar la esterilización que durante el 2000 alcanzó a 467 mascotas.

Sin embargo, no lograron llegar a un acuerdo sobre la creación de un albergue canino en las instalaciones de la Dirección de Zoonosis y Vectores ubicadas en el Parque Industrial. La adecuación del lugar y puesta en marcha se llevaría el millón de pesos y además necesitaría de 250.000 pesos más por mes para funcionar.

El proyecto de ALAP dice textualmente que se entiende como “refugio” a un hogar transitorio donde alojar al animal a la espera de ser adoptado.

Concretar la idea “implicaría personal, instalaciones, sostén alimentario, porque no se los puede tener como muebles”, dijo la concejal aliancista María Angélica Alonso. La edil no descartó de plano el proyecto de ALAP, pero subrayó que “hay mucha gente que no tiene qué comer, ancianos y chicos, y yo priorizó la vida humana”.

A fines de febrero se prevé un segunda reunión entre todas las áreas involucradas para consensuar posturas.

Para el Ejecutivo municipal parte de la solución llegará de la mano de empadronamiento de los perros para que en caso de ser capturado por la perrera en la vía pública se pueda identificar al dueño y agilizar los mecanismos de recuperación de los canes.

El dueño del can deberá pagar una multa, que actualmente ronda los 25 pesos, “el animal se le devuelve, pero si no paga la multa se adicionará el valor a algún impuesto municipal”, dijo el subsecretario de Gestión Ambiental, Carlos Roca.

El funcionario describió la iniciativa como un intento de agilizar el actual mecanismo y “para que sea el dueño el que decida qué quiere hacer con su mascota”. Actualmente lo decide el municipio.

Roca enfatizó que “los perros no deben estar en la vía pública”. En este sentido, informó que la acción preventiva y de control contribuyó en los últimos 10 años a disminuir los casos de hidatidosis de 61 constatados en 1990 a 8 en el 2000.

La población canina en 1990 era de 34.000 canes. Hoy estima que existe 1,1 perros promedio por vivienda, pero el empadronamiento que realizará la comuna servirá para especificar el número. El presupuesto destinado este año para la Dirección de control de Zoonosis y vectores es de 547.000 pesos, de los cuales el 70 por ciento se destina a los canes que la comuna captura, alberga por 72 horas y sacrifica.

La comuna apunta a la prevención

La prioridad para la comuna es despejar la vía pública de perros para mantener constante la acción preventiva y de control de enfermedades.

En diez años, los casos de hidatidosis disminuyeron de 61 a 8. Sin embargo, la hidatidosis es una enfermedad crónica, “y no se va como un resfrío”, dijo el subsecretario Roca.

Para demostrar lo importante de capturar los perros vagabundos o abandonados, Roca precisó que en 1992 se realizaron necropsias a 2.075 perros, de lo cuales 50 tenían el parásito que enferma al hombre. El año pasado el parásito “Echinococus granolusos” se encontró en sólo 4 casos en 1.170 necropsias. Roca se mostró muy conforme con las estadísticas, pero indicó que el objetivo es no tener nuevos casos de hidatidosis y la única forma es que “los dueños de los canes sean responsables de los mismos”.

En este punto destacó que sólo el 10 por ciento de los perros capturados son reclamados “lo que evidencia la necesidad de un cambio en el comportamiento de los amos”. (AN)


Comentarios


Quieren un millón para hacer un albergue de canes