Quiroga debe zanjar el conflicto del transporte

El precio del pasaje del colectivo será uno de los primeros reclamos.



NEUQUEN – El precio del boleto de colectivo es una de las primeras complicaciones que afrontará el futuro intendente Horacio Quiroga, ante el firme reclamo de la empresa Indalo por un supuesto desfasaje tarifario del 26 por ciento y la renuencia del oficialismo en dejar solucionado este tema antes del recambio de gobierno.

Este panorama puede agravarse y resentir el servicio al comienzo del nuevo gobierno si -como dijo la transportista- tiene problemas para pagar el aguinaldo a los choferes en diciembre próximo.

Este tipo de situación, cuando se registró en concesiones anteriores, devino en paros por tiempo indefinido.

En el Concejo Deliberante nadie quiere autorizar un aumento impopular, ni los que se van y asumieron este compromiso político hace un año con la empresa, ni los que se quedan y administrarán la ciudad los próximos cuatro años.

El traslado del desfasaje elevaría a 84 centavos el precio del boleto de segunda sección, que es el más usado, lo mismo que el monoviaje, que de 75 centavos pasaría a costar 94.

Esta alternativa es la menos atractiva para los concejales e incluso para la empresa, que teme que un incremento no pueda ser absorbido por los pasajeros. Por ello mira con simpatía la posibilidad de compensar parte del desfasaje con cargas tributarias y los aportes del canon.

Por indicación de su equipo de abogados, Indalo presentará al Ejecutivo municipal el balance del primer año que arroja “pérdidas por un millón y medio de pesos” y las previsiones presupuestarias necesarias para el 2000 “que dan una diferencia del 26 por ciento”.

Esta es una situación que según Gustavo Lupiano, representante de la empresa en la región, “no se puede soportar por mucho tiempo más”.

El empresario insinuó que de mantenerse “algún análisis deberemos hacer” que puede oscilar entre un planteo legal a levantar el servicio. Con todo, remarcó sus expectativas de que esto se solucione “lo antes posible”.

El municipio, en tanto, no perdió los reflejos: documentó la deuda de Indalo y la intimó a pagar alrededor de medio millón de pesos en concepto de canon y patentes impagas.

Con estos movimientos, Indalo busca que el intendente Luis Jalil y el oficialismo cumplan el compromiso político asumido en 1998 antes de que culminen el mandato.

El acuerdo alcanzado entonces fue mantener la tarifa durante un año -plazo que se cumple el uno de diciembre- y en su transcurso aprobar la estructura de costos que sirve para ponderar el precio del boleto.

“¿Desfasaje respecto a qué?”, interrogó Pedro Leotta, presidente del bloque del Movimiento Popular Neuquino y de la comisión de Servicios Públicos en el Deliberante.

Consideró que “hay un montón de alternativas para que los costos le cierren a la empresa antes de pensar en un aumento. No puede ser que si sube el gasoil o baja la carga de pasajeros haya que incrementar el boleto, siempre en contra del usuario” de colectivo y más aún cuando el municipio “nunca” garantizó a Indalo una rentabilidad, lamentó el concejal.

Una muestra de que el escenario está enrarecido fue la visita, ayer, por primera vez en un año, del presidente y socio gerente del Grupo Indalo, Cristóbal López, a algunos concejales de la Alianza.

Jalil intimó a Indalo a pagar 500.000 pesos

NEUQUEN – Más allá de decir que está “muy satisfecho” porque Indalo cumplió la palabra de no pedir aumento tarifario durante un año, el intendente Luis Jalil informó ayer que intimó a la empresa a pagar medio millón de pesos que adeuda por canon y patentes impagas.

De este modo documentó el reclamo formal, que se encuentra en etapa de certificación de deuda.

Jalil no considera necesario aumentar un 26 % el boleto, pero adujo que hay que procurar una solución y que también debe intervenir “la próxima gestión y no solamente yo. La estructura de costos ya tendría que estar sancionada por que de otro modo puede desencadenarse un conflicto serio” en la ciudad.

“Ahora -prosiguió- hay dos oficialismos en el Deliberante y tienen que ponerse las pilas”.

Hoy o a más tardar el martes Indalo hará presentaciones formales al Ejecutivo que a su vez derivará para su consideración al Deliberante.

La comisión de Servicios Públicos espera esa documentación para chequearla con el cuadro de flujos que elevara oportunamente Indalo, porque es la previsión que hizo la empresa de lo que sería su negocio.

A su vez Indalo considera como válida la estructura de costos consensuada con el Ejecutivo, más allá de que nunca fue aprobada por el Deliberante. Y cree que de haberse aplicado habría compensado el 1,5 millón de pérdida.

¿La deuda es reclamable?. “Entramos en una cuestión legal, pero como la demora no es imputable a nosotros, no tenemos por qué asumirla”, sostuvo Gustavo Lupiano, representante de la empresa. Acto seguido precisó que el desfasaje es del 26 % y que el aumento del gasoil tiene una incidencia directa del 2 %.

Con todo habló de “consensuar” con el poder político una fórmula de partida que permita a las partes monitorear la evolución del sistema y del boleto.


Comentarios


Quiroga debe zanjar el conflicto del transporte