Rácing no tiene plata ni para concentrar

El entrenador Costas señaló que "en el club todo puede pasar".

Lo más visto



BUENOS AIRES (Télam) – Los problemas de Rácing llegaron a tal extremo que el dinero con el que cuenta la entidad no alcanza para pagar los gastos de la concentración del equipo de Avellaneda, según confirmaron ayer fuentes judiciales.

En consecuencia, los dirigidos por Gustavo Costas y Humberto Dionisio Maschio, si el juez Enrique Gorostegui autoriza el partido del viernes ante Colón, podrían no concentrarse como lo hacen habitualmente, antes de cada partido.

“La verdad es que todavía no se nada, pero todo puede pasar”, se limitó a señalar Costas al ser consultado sobre la posibilidad de no concentrar.

Para complicar más el panorama, todavía no hubo novedades sobre el millón de dólares que se necesita para sanear el déficit, algo que de no producirse provocaría que Racing no juegue el viernes ante Colón, según explicaron fuentes judiciales.

Además, todavía siguen las negociaciones con la gente de la AFA y Torneos y Competencias para que acepten ser los garantes de la quiebra, porque el déficit de Rácing aumentará en los próximos meses.

Si el problema del déficit no se soluciona en estas horas, el juez Enrique Gorostegui no tendrá otra salida que proceder a la clausura del club.

La sindicatura que trabaja en la quiebra presentará hoy un informe sobre la situación económico financiera de la entidad, donde establecerá el déficit declarado y el que se producirá en los meses siguientes.

En tanto, el ex presidente de Rácing, Juan De Stéfano, sostuvo ayer que “mañana (por hoy) podría ser un día clave para comenzar a trabajar seriamente en el levantamiento de la quiebra, ya que el juez nombrará a Luis Porcelli como interventor y Daniel Lalín llevará una propuesta ofreciendo prestar 3.000.000 de dólares”.

Porcelli es un ex abogado del club y trabajó en el primer concurso preventivo de la entidad. Además, es acreedor de Rácing, por lo cual su nombramiento como interventor podría verse frustrado.

Además, para ejercer las funciones de interventor debe tener la aprobación de la comisión ad hoc yse pudo confirmar que los integrantes de la minoría rechazarán su nombramiento.

En cuanto al dinero que ofrecería Lalín, el mismo provendría de un crédito personal y la idea es utilizarlo en un nuevo plan de avenimiento que permita levantar la quiebra.

“Chacho” Alvarez se ofreció a colaborar

BUENOS AIRES (DyN) – El vicepresidente de la Nación, Carlos “Chacho” Alvarez, se ofreció ayer públicamente a “ayudar” para que en Rácing Club “se haga un contrato transparente y claro, no un negocio de especulación”, en la proyectada concesión del fútbol de la quebrada entidad de Avellaneda.

No obstante, “Chacho” Alvarez advirtió que “nunca antepondría el problema de Rácing a los del Estado, ya que tienen otra prioridad”.

Confeso hincha de Rácing, expresó que hasta el momento se “mantuvo alejado de las cuestiones institucionales del club, porque nunca compartí el matrimonio de la política y el fútbol”.

“Y me parece bien que así haya sido, ya que en la crisis de los clubes del fútbol del país mucho tuvo que ver con las ambiciones, directas o indirectas, de quienes los han conducido”, fundamentó Alvarez.

De todos modos, ante la situación terminal de Rácing, se mostró predispuesto “a ayudar” para que en el club de Avellaneda “se haga un contrato transparente y claro, no un negocio de especulación, que si sale mal no termine con la muerte de la institución”.

“Habría que instrumentarse una ley en la que se encuadre el contrato por el que la principal actividad de Rácing pase a manos privados, así como que funcione un organismo de control fuerte sobre la empresa concesionaria”, apuntó.

Este organismo regulador “deberá plantear las condiciones en que funcionará” la cesión del fútbol, señaló Alvarez.


Comentarios


Rácing no tiene plata ni para concentrar