Racing parece otro equipo

Caía 2-0, pero salió adelante con fútbol y logró llegar a la igualdad en Sarandí.

Arsenal y Racing jugaron un partido que estuvo abierto hasta el final, con emociones en ambos arcos y que, aunque terminó empatado, dejó a la "Academia" conforme por lograr equiparar un juego que lo tuvo dos goles abajo.

Luciano Leguizamón clavó un doblete para los de Sarandí, el segundo con una acrobacia para guardar en la retina, mientras que los tantos de la "Academia" los marcaron Maxi Moralez, de penal, y Pablo Caballero.

Racing salió a jugar entonado por su última victoria ante San Lorenzo y en el inicio del partido fue protagonista. Apenas iban 2 minutos cuando Cuenca salvó su arco ante Zuculini, pero sin merecerlo, el local pegó a los 8, con una mediachilena de Leguizamón.

La visita no se cayó, aunque falló en la definición y con el correr de los minutos, y gracias a la calidad de "Papu" Gómez, Arsenal equilibró las acciones.

En el epílogo Arsenal aumentó la diferencia, a los dos minutos, cuando Gómez desbordó por izquierda y se la sirvió a Leguizamón. Racing sintió el impacto, pero no se cayó y con Moralez, Lugüercio y el ingresado Caballero como abanderados fue en busca del "milagro".

Primero el pequeño "10" descontó de penal y luego Caballero, con una excelente media vuelta dentro del área, estableció el 2-2, cuando faltaban 15 minutos para la finalización del partido.

A partir de ese momento se hizo un encuentro de ida y vuelta, con los dos pretendiendo quedar con los tres puntos.

Fueron de área a área durante varios minutos, pero sin poder concretar lo que generaban.

Así acabó el entretenido partido jugado en Sarandí, con los dos buscando, con los dos masticando bronca por no haber ganado, pero con el público conforme. Igual, si hay alguien que debe sonreír, ese es este Racing renovado.


Comentarios


Racing parece otro equipo