Rácing va embalado hasta el reducto de los "santos"

De extender la racha, la "Academia" asediará a Ríver. Pero es Gimnasia el de la chance de alcanzar al puntero, si logra vencer a Newell"s.

Un clásico, Gimnasia en busca de la punta, un choque clave por los descensos y el regreso de César Menotti sazonan el menú del rico programa de fútbol que presenta para hoy, con cinco partidos, la octava fecha del Clausura.

Rácing (13), tratará de hilvanar su quinta victoria consecutiva (Talleres, Central, Belgrano y Huracán) para colocarse a un solo punto de la cima de las posiciones y así asediar a Ríver.

Para conseguirlo, el entrenador Merlo utilizará los mismos once jugadores que el sábado le ganaron, aunque sin jugar bien, a Huracán por 2-1. Por esa razón, "Mostaza" Merlo presentará por primera vez en lo que va del campeonato la misma formación en dos encuentros consecutivos.

Por su parte, San Lorenzo (11), que llegó el jueves tras la extenuante experiencia de jugar a 2.850 metros sobre el nivel del mar (perdió por Libertadores ante El Nacional ecuatoriano), presentará un equipo con variantes para intentar cortar la mala racha ante la "Academia".

El duelo ante Rácing será importante para el futuro de los de Boedo, que luego de perder por 3-0 con El Nacional de Ecuador, se juegan gran parte de sus aspiraciones en el certamen.

El chileno intentará saldar una cuenta pendiente en el fútbol argentino. En febrero del 2001, el mismo día que debutó como entrenador en el Clausura reemplazando a Oscar Ruggeri, los de Boedo cayeron 2-0 en su visita a Avellaneda. Lo mismo sucedió en el último Apertura, cuando los dirigidos por Merlo, bajo una lluvia torrencial, apabullaron a los pupilos del chileno por 4-1.

La esperanza del "Ciclón" para intentar quebrar la mala racha es que desde que se inauguró el Nuevo Gasómetro en 1995, Rácing no conoció la victoria en los siete encuentros disputados (seis derrotas y apenas un empate).

En Rosario, el sorprendente Gimnasia (14) tratará de dar alcance, aunque más no sea por unas horas a Ríver Newell"s (11), séptimo, supone un escollo difícil, pese a que su campaña es irregular y no ganó en sus dos presentaciones precedentes.

En Santa Fe se las verán dos que miran hacia abajo en la tabla de promedios, Unión (1,196, quinto empezando al revés) y Huracán (1,218, un escalón por encima de su rival). El equipo del veterano Carlos Griguol -viene de sufrir el domingo su primera expulsión en más de mil partidos como director técnico-, que no consigue afirmarse, tiene la oportunidad de restar centésimas fundamentales a un adversario directo que, a su vez, viene de dos derrotas consecutivas.

Mataderos será escenario del retorno de una estrella, el controversial -pero imposible de ser ignorado- César Menotti, ahora como técnico del club en el que naciera al fútbol, Central, visitante del urgido Nueva Chicago.

Belgrano (1,068), último en la tabla de promedios, tendrá la oportunidad de conseguir puntos imprescindibles ante un rival, Colón (8 puntos), que comenzó bien el torneo y cayó en un inesperado bajón. (Télam y DyN).

Chacarita dejó rojo a Independiente en el primer adelanto

BUENOS AIRES (DyN) - Independiente quedó anoche "rojo de vergüenza", porque Chacarita Juniors llegó por momentos a apabullarlo y le ganó 3 a 1 en Avellaneda.

Eduardo Bustos Montoya, Sebastián Romero y Mariano Mignini lograron una ventaja enorme para Chacarita en los primeros veinticinco minutos del partido, e inclusive por entonces pareció que el resultado iba a ser todavía peor para los locales.

Sobre el final del primer tiempo descontó Gastón Galván y al menos quedó entornada la puerta en procura de una reacción basada en el amor propio, el único recurso que quedaba disponible.

Chacarita salió así de una serie deficitaria de tres empates y una caída.

En cambio, el Independiente de Néstor Clausen, que tenía como antecedente en este Clausura tres cotejos ganados y cuatro perdidos, se hundió definitivamente.

Desde el principio se lo vio a Chacarita decidido para presionar, tocar y atacar a un adversario inofensivo, desequilibrado y absolutamente permeable.

El visitante aprovechó la situación y empezó a despedazar a su rival cuando Bustos Montoya venció a Darío Sala.

El Chacarita de José Pastoriza hasta fue más de lo que es cuando Romero se escapó solo en una posición frontal y definió entre las piernas de Sala.

Mignini consiguió el tercero con tanta facilicad que cabeceó dentro del área chica y prácticamente bajo el arco para vencer a un irresoluto Sala.

Chacarita se calmó con semejante diferencia en su favor y el anfitrión por lo menos se adelantó en el terreno impulsado por el corazón de Matías Vuoso.

Fue Vuoso también quien le bajó la pelota a Galván para que el mediocampista la empuje hasta una valla que por fin entró en uso.

Reconfortado en alguna medida por el depósito que Galván hizo en la red y por la arenga de Clausen, Independiente entró para afrontar el segundo período en procura de la resurrección.

La respuesta duró poco y nada e Independiente quedó una vez más afectado por su total falta de convicción y por su insuficiencia para convertir.


Comentarios


Rácing va embalado hasta el reducto de los «santos»