Racing volvió a perder, esta vez frente al Quilmes de Caruso

Cayó 1-0 contra el “cervecero”, que lucha por la permanencia en primera división.



#

TORNEO FINAL

Racing Club se cargó de reproches masivos esta noche porque volvió a perder y lo hizo ante un Quilmes que con ese 1-0 sigue en la lucha por la permanencia en la Primera División.

En el Cilindro de Avellaneda y por la decimosexta fecha del Torneo Final, el gol lo aportó Gonzalo Ríos, a los 33 minutos del segundo período, al recoger un rebote en Sebastián Saja.

Hubo insultos masivos de la parcialidad racinguista para los futbolistas de la Academia y también algúnos focos de quejas destinadas al entrenador Reinaldo Merlo.

Quilmes afrontó los últimos tres minutos con un jugador menos por la expulsión del defensor Joel Carli, en uma medida que tomó en árbitro Juan Pablo Pompei por doble amonestación.

En el comienzo de las acciones se vio algo mejor a Quilmes, ya que intentó manejar la pelota con criterio, basándose en los experimentados Rodrigo Braña y Leandro Benítez.

Precisamente Leandro Benítez, a los 2 minutos, ejecutó un preciso tiro libre al corazón del área que halló en el lugar adecuado a Alan Alegre, pero el lateral derecho cabeceó apenas por encima del travesaño.

Sin embargo, esa escena correspondió a un período inicial chato y por demás intrascendente.

Racing dependió en demasía de las individualidades, en especial de Rodrigo De Paul, quien, como ya es habitual, cumplió con el papel más creativo y determinante.

De todos modos, en esa etapa inicial, ninguno de los dos equipos arriesgaba y cada jugada estaba excesivamente pensada.

Faltó ingenio de los dos bandos para llegar hasta el arco del oponente y una muestra clara la dio el minuto 43, cuando De Paul encaró del medio hacia la izquierda y remató desviado. Fue el primer y único disparo al arco a lo largo de los primeros 45 minutos.

En la segunda parte el entrenador de los visitantes, Ricardo Caruso Lombardi, decidió cambios como para adelantar al conjunto en el terreno y asumir riesgos, dado que el triunfo era una necesidad imperiosa.

Racing parecía esperar que se le presentara la oportunidad para tratar de alcanzar la victoria.

Lo concreto es que el juego seguía siendo monótono y poco claro para todos, hasta que Leandro Benítez buscó a su compañero Fernando Telechea con un envío cruzado, el delantero rozó el balón, Saja dio un rebote junto a la base del poste izquierdo y Ríos entró en escena para ofrecer el gol tan valioso para los intereses de los Cerveceros.

Desde el minuto 25 de la segunda parte la parcialidad académica ya había puesto en marcha los insultos para sus jugadores, pero el ambiente se volvió todavía más enrarecido a partir de la conquista de Rios.

El abucheo fue generalizado para el plantel cuando la derrota quedó consumada, pero los reproches en la noche del sábado en casos aislados ya empezaron a tener también a Merlo como destinatario.

DyN


Comentarios


Racing volvió a perder, esta vez frente al Quilmes de Caruso