Radicales ajenos a Moreau – Losada 22-4-03



Con la respiración contenida. Casi como queriendo que el momento fatídico del escrutinio pase lo más pronto posible. Y que ese pasar no deje más estela que la dada por seguro: la de un partido que con más de 110 de años de existencia, carcomido por contradicciones, ya carente de convicciones firmes e ideas, marcha hacia un proceso de agotamiento difícilmente reversible. Alrededor de estos deseos y convencimientos está instalada la máxima dirigencia de la UCR rionegrina en relación con el rol del partido en la elección del presidencial del domingo. Un espacio donde se elude sin disimulo hablar sobre la suerte que la hueste radical correrá en ese trámite. A la que diagnostica -también sin disimulo-, como mínimo, más que trágica. Recorrer el espinel de la UCR provincial y explorar su pensamiento sobre la elección, arroja rápidamente una conclusión: Leopoldo Moreau, candidato a presidente, no goza en ese nivel de ningún consenso. -Tenemos un compromiso institucional con el partido, pero nada más – señaló una de las fuentes consultadas. Y acotó: -No hicimos ningún esfuerzo para que Moreau haga campaña aquí. Si a él se le ocurría, iba a recibir señales de que para la próxima, quizás sí. Pero como ni siquiera lo planteó, mejor… Sólo su vice, el misionero Mario Losada, en paso fugaz por El Bolsón, se acordó de que eran días de campaña electoral y dejó entrever por unos minutos que estaba en esa tarea. Pero para medir la magnitud de este eludir de unos y otros cabe una realidad: Río Negro es una de las cinco provincias administradas por la UCR. Conclusión: ni siquiera donde el partido es poder real y por momentos excluyente, el radicalismo rionegrino quiere mostrarse de cara a las elecciones presidenciales. Con esta conducta hizo carne una advertencia que le lanzara tiempo atrás el ex ministro y ex diputado Oscar Machado. Fino conocedor de las entrañas y vibraciones de la estructura nacional del partido, Machado intuyó el desgaste y pérdida de poder que se dibujaba en el horizonte radical. Entonces, en una convención, habló: -La UCR rionegrina no puede quedar atada a la suerte nacional del partido… hagamos nuestro juego… Y eso se hizo. Así, el grueso del interés de la UCR provincial está en lograr listas de unidad para la totalidad de los cargos electorales municipales. El tiempo apremia, ya que el viernes cierra el plazo de presentación. Y para el martes 29, otra presentación: las candidaturas para bancas legislativas. El 3 de mayo, la convención ratificará acuerdos donde los hay y si no, a la interna. No hay tiempo para distracciones. Igualmente, hay espacio para el gesto que no se puede evitar. Así, la presidenta de la UCR ratifica a los cuatro vientos que aquí en Río Negro, el radicalismo vota a Moreau-Losada. Así lo decidió el plenario radical y garantizará en la provincia la fiscalización de toda la elección. Seguramente, el partido se abstendrá en segunda vuelta -comentó. La mano derecha del gobernador Pablo Verani -el polémico ministro Daniel Sartor- también ratificó su apoyo a Moreau. “Es el candidato del partido”, dijo y a renglón seguido recordó sus diferencias con la dirigencia porteña y bonaerense, a quien culpó de la mayor parte de la actual crisis radical. Confió en el resurgimiento a partir de los radicales de Río Negro, Chubut, Córdoba, Catamarca y Chaco. Para la segunda vuelta, Sartor estima que si se da la oportunidad, hay que respaldar a los “filos-radicales”, en alusión a Carrió y López Murphy. El vicegobernador Bautista Mendioroz repitió su alineamiento institucional a la fórmula radical. “Luego, hay que vencer a Carlos Menem por lo que significó al país y a la provincia”. Por su parte, el diputado nacional Jorge Pascual fue mucho más terminante en sostener a Moreau. Anunció su abstención en una eventual segunda vuelta, negando el voto a cualquier justicialista y también a los ex radicales. “López Murphy fue el responsable del regreso de Domingo Cavallo”, afirmó. Por su parte, el legislador Fernando Chironi está enrolado junto a López Murphy. “Es el único candidato que tiene un programa”, sostiene. De ahí, se descuenta su voto rumbo a ese candidato.


Comentarios


Radicales ajenos a Moreau - Losada 22-4-03