RADIOGRAFIA:

Redacción

Por Redacción





Tarde. Ningún boliche explota antes de las 3.30 de la madrugada, y todo indica que ese horario, lejos de adelantarse, seguirá extendiéndose. Todos se quejan por ello, pero la tendencia ya está instalada.

Previa. La verdadera movida está en los bares y pubs que funcionan como pre-dancing. Allí la bebida en general es más barata que en los boliches y es donde hay mayores posibilidades de conocer gente.

Gasto. El gasto promedio por noche según los dueños de los boliches varía de acuerdo a la edad. «En general los adolescentes no gastan más que cinco o seis pesos y los mayores pueden llegar a los quince pesos por persona y por noche. Ellos son el verdadero negocio», dirá Augusto Scoccia de Ticket.

Beat. La música electrónica es la que domina las pistas. Una vez que la cumbia villera y los cantantes latinos emprendieron la retirada, el dance copó la parada y ganó espacios en el gusto de todos.

Tragos. A la hora de tomar, el Speed, una bebida energizante, está de moda entre los de menor edad. Los más grandes prefieren el whisky y los tragos. La botellita de agua, infaltable en cualquier rave o sesión electrónica. (AA)

Nota asociada: Los nuevos códigos de los que reinan en la noche  

Nota asociada: Los nuevos códigos de los que reinan en la noche  


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
RADIOGRAFIA: