Ratifican denuncias de irregularidades en Zapala

La Contraloría municipal expuso los casos ante concejales. Encontró sobreprecios en la compra de una bomba de agua. Insistió además en el cambio del proveedor de ropa de trabajo.

#

La Contraloría sostiene que deben ajustarse los controles para evitar daños al patrimonio municipal.

ZAPALA (AZ).- La Contraloría municipal ratificó ayer que existen serias irregularidades en procesos licitatorios de la municipalidad. La hizo a través de la presentación ante el Concejo Deliberante de las conclusiones a las que arribó después de cotejar toda la documentación e incluso de analizar el descargo presentado por la intendencia.

Uno de los casos más llamativos fue el de la compra del filtro para la pileta del bosque comunal, que finalmente terminó costando un 70% más caro que la oferta presentada por la empresa proveedora.

De acuerdo al informe oficial de la Contraloría, el municipio lanzó el concurso de precios con un presupuesto original de 20.000 pesos y se estableció que la entrega debía ser inmediata.

"Esto implica que nadie podía cumplir porque se sabía que ni en la ciudad de Neuquén había disponibilidad inmediata del elemento", sostiene el texto.

Luego agrega que "el filtro fue finalmente comprado en forma directa a una empresa en 34.396 pesos" pero advierte que se aceptó un filtro de hasta 600 metros cúbicos cuando el concurso requería hasta 800. Lo curioso es que el 4 de diciembre del año pasado, poco antes del mediodía, se confeccionó el acta de preadjudicación, rechazando a dos empresas por diferentes motivos y ese día, a las 7 de la mañana, partió un camión municipal hacia Roca para buscar artefactos para la pileta del bosque, según consta en el parte diario.

"¿Se compró el filtro antes del cierre del concurso?", se preguntó la Contraloría para terminar sosteniendo que "el concurso y la adquisición directa no fueron realizados correctamente, habiendo generado perjuicio al municipio".

 

Camisas y pantalones

 

Otro tanto ocurrió con la compra de ropa de trabajo para el personal, como camisas y pantalones. Inicialmente, la Contraloría había dictaminado "discontinuar la relación comercial con la empresa proveedora por evidente mala fe al vender al municipio de Zapala a precios superiores a los que ofertó".

Inició "una investigación en la dirección de Compras para determinar las responsabilidades por los cambios de precios, talles y cantidades".

En las conclusiones finales se advierte que solo a dos de las siete firmas comerciales de otras localidades que participaron se les aplicó el recargo del 10% por el concepto del "compre zapalino".

"Indiscutiblemente no se compararon valores homogéneos y está probado que este sistema lleva a errores y produce perjuicios", sostuvo la contralora.

Finalmente concluyó que "el municipio compró más caro a nivel precios de oferta y a nivel de confección que generó talles mayores a precios superiores" y ratificó el pedido de "discontinuar la relación comercial con la empresa proveedora y determinar las responsabilidades internas", según se lee en el informe.


Comentarios


Ratifican denuncias de irregularidades en Zapala