Ratifican relación entre Parra y el prófugo

Dijeron que el subcomisario tenía varios autos y "no ganaba tanto".




ROCA (AR).- Dos policías que declararon ayer por el juicio contra la denominada "Organización Mar del Plata", hicieron referencia a la presunta relación entre el subcomisario Héctor Parra, quien en 1990 era el jefe de la unidad policial de Godoy, y Víctor Bravo, acusado de ser uno de los cabecillas de la banda que robaba autos en Mar del Plata y los vendía en el Alto Valle.

Bravo y Parra están procesados junto a Gustavo Heredia, ex secretario privado de Verani cuando éste era intendente de Roca y luego vicegobernador de Río Negro. Sin embargo, el primero se encuentra prófugo de la Justicia.

Tal como viene sucediendo desde que se inició el juicio, los policías que declararon como testigos complicaron, en menor o mayor medida, al subcomisario Parra.

En algunos casos, también se habló de una relación entre Parra y Heredia, y en más oportunidades, entre Parra y Bravo.

Los dos policías que declararon ayer, coincidieron en lo sospechoso que les resultaba la adquisición de vehículos del jefe policial, en relación al sueldo que tenía.

El oficial principal Santiago Rogeri dijo que Parra "no ganaba más de dos millones de pesos por mes. Compró un Ford Falcon en cuatro millones, y firmó dos pagarés de dos millones cada uno".

Rogeri afirmó que al poco tiempo "Parra compró un Fiat 147 diesel en 13 millones y la otra mitad financiada".

Quien coincidió con estas sospechas, fue el ahora subcomisario Félix Pérez. Además, manifestó que habían preparado un informe para elevarlo a la Regional Segunda.

"Estaba guardado en un cajón con llave. Sin embargo, alguien lo abrió y desapareció toda la información".

También declaró Hugo Cantero, un electricista que había reparado el Fiat 147 de Parra, y que al poco tiempo apareció incendiado en un camino de chacras de la zona de Paso Córdoba de Roca.

Reconoció el alternador

Cantero había reconocido en su momento el alternador que había reparado del dicho vehículo, y que fue secuestrado del auto incendiado.

Dijo que era el mismo que había mandado a bobinar, ya que por aquel entonces se trataba de un alternador importado, del que no se conseguían los repuestos.

El encargado de bobinar el repuesto fue Patricio Velásquez Martínez, quien ayer también concurrió a la Cámara Primera del Crimen.

Velásquez Martínez tampoco dejó dudas con respecto a que se trataba del mismo repuesto que había reparado. "Cada estator se marca para saber qué empleado del taller lo reparó. Es por si hay algún problema después del arreglo".

A pesar de que el auto se había quemado, el testigo dijo que no se había destruido la marca que le hacen en el taller. Incluso ayer señaló la marca en la fotografía que figura en el expediente.

La próxima audiencia será el viernes a las 10, cuando sea el turno de los alegatos de las partes.


Comentarios


Ratifican relación entre Parra y el prófugo