Razones para defender la vida



1. El bebé es una vida humana, nueva y original, independiente de los padres y su estado de desarrollo: embrión, feto o bebé. Esto lo declara la ciencia.

2. La madre es la principal afectada con la muerte del bebé, el trauma la acompaña durante toda su vida. Las células del bebé concebido (nazca o no) quedan alojadas en la médula de la madre (microquimerismo), su recuerdo es permanente (siempre se preguntará por él o ella, más allá de las razones por las que lo hizo).

3. El aborto es una operación invasiva (raspaje del útero con bisturí). Que sea legal no garantiza la seguridad del acto, sigue siendo una operación de riesgo. Lo más seguro, tanto para el bebé como para la madre, es continuar el embarazo, un proceso natural que garantiza la vida de ambos.

4. La cultura de un pueblo se sustancia en los valores, toda práctica cultural, costumbre, surge de una valoración de la vida. La valoración implícita en el aborto establece en la sociedad un desmerecimiento por el vulnerable y una afirmación de individualismo. El utilitarismo define como una carga social a toda persona que por su vulnerabilidad (no nacido, sin dinero, estudios, etc.) necesita de la sociedad.

5. La insuficiente infraestructura hospitalaria derivará en la prestación por el sector privado pagado por el Estado (como ocurre hoy en la provincia y en el país con otras operaciones). Luego, la mujer que no pueda tener hijos será derivada a una clínica de fertilización (cerrando así el ciclo comercial de la “salud”). No hay derecho, hay negocio.

6. El derecho a no ejercer la maternidad no significa impedir el nacimiento de otra persona. En esto radica la justicia, en dar a cada uno lo que le corresponde por derecho, en este caso: a uno/a la vida, a otro/a la libertad de criarlo (la maternidad). Si sus legítimos progenitores no se encuentran en condiciones de criarlo (por la razón que sea), ocurrido el nacimiento el bebé tiene derecho a un hogar con personas que quieran ejercer la maternidad/paternidad sobre él.

7. La baja de la natalidad mediante políticas de aborto libre es promovida por países con intereses en los recursos naturales. La falta de población y la destrucción social de la valoración sobre la vida es parte de la estrategia de dominación. La primera víctima es el bebé, la segunda la mujer, luego la sociedad toda.

Una política pública que acompañe material y psicológicamente el embarazo, la adopción y crianza es lo que verdaderamente garantiza derechos, afirma dignidad y construye sociedad.

Eduardo Vidal

DNI 16.572.203

“Una política pública que acompañe material y psicológicamente el embarazo, la adopción y crianza es lo que verdaderamente garantiza derechos”.

Eduardo Vidal

DNI 16.572.203

Datos

“Una política pública que acompañe material y psicológicamente el embarazo, la adopción y crianza es lo que verdaderamente garantiza derechos”.

Comentarios


Razones para defender la vida