Reacción inmediata

Los principales dirigentes sindicales, estudiantiles y de la oposición política reaccionaron en forma unánime contra la decisión del presidente francés, Jacques Chirac, de promulgar la ley que establece el Contrato de Primer Empleo (CPE), introduciendo modificaciones inmediatas.

Apenas cinco minutos después de finalizar el discurso televisado del jefe del Estado, se desencadenó la ira general contra las palabras de Chirac que, incluso, fueron criticadas por algunos dirigentes de la derecha.

"Es la primera vez en la historia que se promulga una ley pidiendo que no sea aplicada", declaró Francois Bayrou, presidente de la Unión por la Democracia Francesa (UDF). Bayrou reconoció "las buenas intenciones" de Chirac, al intentar no dar la espalda al primer ministro, Dominique de Villepin, creador del CPE, y al mismo tiempo proponer una modificación de sus puntos más controvertidos.

Sin embargo, "para evitar la crisis, cayó en el riesgo del ridículo", aseguró.

El primero en expresar su desaprobación al mensaje presidencial fue el secretario general de la central sindical Fuerza Obrera, Jean-Claude Mailly, que calificó el mensaje presidencial de "incomprensible" e "inaceptable".

Por su parte, el líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), Bernard Thibault, declaró que "en ningún caso el presidente aportó ni siquiera un principio de respuesta".

Notas asociadas: Chirac promulgó ley de empleo, pero con cambios  

Notas asociadas: Chirac promulgó ley de empleo, pero con cambios  


Comentarios


Reacción inmediata