Reacciones moderadas

Al margen de algunos aliados y EE.UU., pocos países reaccionaron al nombramiento de Raúl Castro en el gobierno.

La Casa Blanca minimizó la designación y reiteró la negativa del presidente George W. Bush a levantar el embargo a la isla. "La única cosa que ha cambiado ayer es que emergió un nuevo líder pero no hay indicios de que se vaya a permitir al pueblo de Cuba buscar un futuro próspero y libre", dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Dana Perino.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se convirtió en el primer jefe de Estado en felicitar a Raúl Castro. "Siempre ha estado Raúl allí, estuvo callado, siempre prácticamente invisible, pero trabajando como el que más, fiel a la Revolución, al pueblo cubano", dijo Chávez. México reiteró su disposición a "seguir trabajando" para fortalecer "los vínculos que unen a ambos países" dijo el presidente Felipe Calderón. El portavoz del gobierno chileno, Francisco Vidal, dijo respetar la elección: "esperamos y confiamos que las decisiones que tomen el pueblo y el gobierno cubanos sean las más acertadas".


Comentarios


Reacciones moderadas