Realidades



escenaRio

La economía argentina enfrenta una acelerada inflación, desocupación en niveles preocupantes, altos indicadores de trabajo informal, ausencia de proyectos y el lógico freno de las inversiones, pese a los grandes discursos oficiales que intentan construir historias que poco tienen que ver con la realidad. En este escenario, promover la participación de las ganancias en las empresas como mecanismo de distribución del ingreso queda tan sólo como un mero acto declamativo que roza con la demagogia. La verdadera senda para mejorar la distribución del ingreso es a través de políticas públicas que promuevan la formalización del empleo y la mejora de los ingresos de los trabajadores. Este tipo de amenazas, de pedir participación en las ganancias de las empresas a cambio de no solicitar aumentos desproporcionados, atenta contra la inversión fomentando la economía informal, con resultados totalmente contrarios a los que se proclaman. Hoy la principal responsabilidad que tienen los gremios es cuidar el trabajo existente e incluir a aquellas personas de trabajo “en negro” o sin trabajo, que lamentablemente representan el 40 % de la población activa del país. (Redacción Central)


Comentarios


Realidades