«Realities shows» cada vez más crueles

"Fear Factor" apela a las mayores humillaciones para conseguir rating.





Buenos Aires (Infosic).- Más de 12 millones de televidentes logró conquistar en los Estados Unidos el nuevo reality game-show de la productora holando-española Endemol, en el cual seis participantes deben superar pruebas de extrema crueldad, como encerrarse en un cajón apenas más grande que un ataúd con 400 ratas vivas.

«Fear factor (factor miedo)» se llama el nuevo programa de Endemol que los martes a las 20 emite a todo Estados Unidos la cadena estadounidense National Broadcasting Corporation (NBC) y que se ha convertido en la sensación de la televisión estadounidense en el verano boreal, donde encabeza las mediciones de audiencia.

Fundada en Holanda por el productor televisivo John De Mol, Endemol es una de las mayores productoras de contenidos audiovisuales para la tevé del mundo y es responsable de la creación de otra tira del mismo tenor, Gran Hermano, que se reprodujo en más de 20 países de todo el planeta.

Desde mediados de 2000, Endemol forma parte del holding de empresas que controla Telefónica Media, la división de medios de comunicación y contenidos del conglomerado español de telecomunicaciones y entretenimientos Telefónica.

En una extensa crónica, el diario madrileño «El País» calificó como «inhumanas» las reglas del juego de Fear Factor, en el cual seis personas («tres hombres de mandíbula perfecta y tres mujeres aspirantes a modelos», describe) deben superar pruebas terribles y desagradables para permanecer en la competencia por un premio que promete 50 mil dólares para el ganador y millones de televidentes para la NBC.

En su primer emisión, los participantes debieron superar muchas pruebas, la peor de las cuales consistió en introducirse en un cajón similar a un ataúd y a oscuras, dentro del cual también metían 400 ratas vivas. Vestidos apenas con pantalón corto y camiseta musculosa, los concursantes debían permanecer inmóviles un largo tiempo si querían superar la prueba. Sólo uno abandonó, mientras que los demás se sometieron a la vejación con gritos trágicos, como «Me ha mordido una en el muslo» o «Me ha hecho sangrar la cara», en una situación donde los mordiscos y la sangre eran verdaderos.

Los daños físicos y psicológicos producidos a los participantes de esta particular competencia televisiva están lejos de significar una preocupación para la NBC, que ahora se vale de personas para presentar situaciones que hasta el momento estaban confinadas al terreno de los efectos especiales a los que el cine y la televisión acostumbraron a sus espectadores.

Para cubrirse, Endemol y la NBC obligaron a los concursantes a firmar un contrato por el que se comprometen a renunciar a futuras demandas judiciales contra la productora o la cadena, respectivamente, en caso de que algo falle y se produzca daños irreparables.

La tira promete convertirse en la vedette televisiva del verano estadounidense y para mantener la audiencia los productores ya adelantan pruebas con serpientes y gusanos, aunque quienes desprecian a los insectos y aman a los animales tendrán la posibilidad de disfrutar en sus pantallas como los participantes son abandonados en el desierto y perseguidos por perros rabiosos.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Realities shows» cada vez más crueles