Realizan controles por los transportes ilegales

Ayer hubo un operativo sorpresa en Roca. Su proliferación preocupa a las empresas.

ROCA (AR).- El transporte ilegal en el Alto Valle es un dolor de cabeza para funcionarios y dueños de empresas que no saben cómo detener esta actividad informal que parece reproducirse al ritmo de la crisis económica. Ayer la municipalidad de Roca, en medio de un control sorpresivo, se encontró con una camioneta que desde hace meses transporta pasajeros de Roca a Neuquén pese a no contar con las mínimas condiciones y ni siquiera poseer su conductor el carnet habilitante al día.

Sin embargo, sólo se labró un acta de infracción y nada impide que mañana la misma camioneta realice otra vez el recorrido. "Tendríamos que estar nosotros detrás de ellos todos los días y de nada serviría. Estamos analizando si es posible que la municipalidad pueda tener más poder de policía para lograr una solución definitiva", aseguró Carlos Rodríguez, secretario de Gobierno y Coordinación del municipio.

La situación ha sido denunciada por los propietarios de empresas de transporte de pasajeros desde hace largos meses, pero, según reconocen, "hasta ahora nada se consiguió".

El último intento en este sentido surgió de la empresa de colectivos Ko-Ko y de su dueño Julio Kopprio.

En una carta enviada al intendente de Allen, Carlos Sánchez, el empresario denunció "la falta de control en todo el transporte menor de la ciudad" que incluye un "descontrolado sistema de sube y baja de pasajeros de taxis, camionetas doble cabina, coches particulares y "trafics" que sistemáticamente circulan desde otras ciudades y se estacionan en nuestras paradas oficiales, ofertando sus servicios interjurisdiccionales".

En la municipalidad de Roca también escucharon las quejas de los empresarios que deben enfrentar una competencia desleal que "pone en riesgo la continuidad de nuestros negocios" asegura Kopprio.

"Nosotros recibimos quejas de la empresa La Balsa, que también nos pidió que controláramos a los taxis colectivos y es por eso que desde hace dos meses nos pusimos a trabajar en el tema. Lo que pasa es que no sólo debemos enfrentar muchas veces a los choferes, sino también a la gente, que en una actitud inentendible, increpa a los inspectores", señaló Rodríguez.

El funcionario confirmó que "el municipio de Roca va a seguir de cerca el tema. También por los riesgos que implica para la seguridad de las personas viajar en estas condiciones".

"No es tan grave"

Oscar Villani, titular de la delegación de transporte en Roca, prefirió hablar de una realidad que "no es tan grave. Muchos vehículos están habilitados, lo que pasa es que esta crisis le impidió a algunos poder renovar permisos o autorizaciones que se les vencieron. Pero no es tan grave".

Villani reconoció que "todos los días, en distintas ciudades, se secuestran vehículos y camionetas que están realizando este trabajo en forma ilegal. Pero eso sólo se puede hacer por el apoyo de la policía provincial, solos no podríamos".

Kopprio también advirtió en la misma carta al intendente Sánchez sobre otro preocupante aspecto, que inquieta a todos los que están involucrados en el tema.

"No sólo peligra la continuidad de nuestra empresa, con las consecuencias sociales que ello acarrearía, sino que además los propios pasajeros desde Regina a Neuquén quedarían sin transporte legal y a merced de este nuevo transporte marginal", indicó.


Comentarios


Realizan controles por los transportes ilegales