Reclaman “diálogo” y “reflexión” al gobierno

Binner advirtió sobre protestas cada vez más fuertes.

#

El premio Nobel les respondió a Bonafini y a Carlotto.

Archivo

Nuevas voces se alzaron ayer ante la falta de autocrítica del gobierno tras el fuerte cacerolazo del jueves pasado.

Primero fue el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien refutó a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y a la titular de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, al acusarlas de asociar a los “críticos” de la administración kirchnerista con la última “dictadura” (Ver aparte), y elogió la protesta.

Pérez Esquivel evaluó que “la mayoría” de las personas que se manifestaron la semana pasada en distintos puntos del país expresó sus “broncas” contra el “grave” estilo del gobierno, basado en la “confrontación” y la falta de “diálogo”, mientras reclamó al Poder Ejecutivo Nacional que “registre” la dimensión de la movilización y las quejas de los ciudadanos.

Por su parte, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, Nora Cortiñas, aseguró que “hay gente disconforme” con las políticas del gobierno y llamó a “escuchar y reflexionar” sobre el cacerolazo del jueves pasado en contra del gobierno.

“La Argentina vive un estado democrático y la expresión del pueblo tiene que ser admitida”, consideró Cortiñas.

Por su parte, el ex candidato presidencial y líder del Frente Amplio Progresista (FAP) Hermes Binner advirtió ayer al gobierno que, “si no atiende las demandas de la gente, las protestas van a volver con más fuerza que el jueves pasado”.

Binner consideró, además, que el jefe de Gabinete, Juan Abal Medina, “tiene tiempo de pedir disculpas” por las declaraciones que hizo en las que relativizó la importancia del cacerolazo del jueves en contra del ejecutivo nacional.

El diputado bonaerense por el Frente para la Victoria (FpV) Fernando “Chino” Navarro consideró ayer, en un tono intermedio, que el gobierno debe “analizar” los motivos de la protesta del jueves y aseguró que la presidenta “toma nota” de los reclamos.

“Fue una marcha importante. Creo que debemos analizar el porqué y ser respetuosos de esa expresión que se desarrolló en paz”, expresó.

El jueves pasado, un multitudinario cacerolazo con consignas en contra del gobierno, tuvo como epicentro la Plaza de Mayo y concentraciones en distintos barrios porteños, localidades del conurbano y ciudades del país como Córdoba, Mendoza, Rosario, San Miguel de Tucumán y ciudades de nuestra región, como Bariloche, Neuquén y Cipolletti.

(DyN)

tras el cacerolazo


Comentarios


Reclaman “diálogo” y “reflexión” al gobierno